diumenge, 28 de febrer de 2010

Winter song

February is about to end.

Like every year ever since I study "serious things" (my last two years of high school and at university, I mean), January is an eternal month. It's unbelievable how slowly can 31 days flow. Seriously, for some strange reason (also called "exams") it seems that New Year was an eternity ago.

And all of the sudden it's the end of February. This month, on the contrary, is like a Formula 1 car: you're expecting it for a whole round, and when it finally comes, it goes so fast that you almost had no time to see it (we call this "setmana intersemestral" in my dearest UAB, it's a whole week after exam period in which we don't have lessons, and when we come back it's the second semester already).

March is almost here and I've decided to start a new countdown. It's supposed to finish on June 24th because in theory by then my semester will be over, my undergraduate studies will be over, summer will come...



And I still don't know what I want.



I'm thinking of Germany again, of France (especifically Paris), of Austria, even Switzerland, and as an even crazier option, Canada. I don't know, but March is almost here, so in theory I should know. In theory, though, I'll stay one more year. I don't know where I'll find the strenght to bear it.

I'm afraid that I've lost something, and I'm afraid that I know what it is too well... Only that I can't say: it's like a curse and I can't find the counterspell.

Maybe it's high time that I stop living with one foot in the past and the other one in the future. But that's how I've always lived.



Am I acting immature?
Do grown-ups have so much trouble making their minds up?

Home is where your heart is.
Where are you now, little infatuated heart of mine?

dilluns, 22 de febrer de 2010

Primeras impresiones: Papillon - Hana to chou


Después de Peach Girl, su obra cumbre, y de su secuela con Sae de protagonista, Miwa Ueda nos deleita con una historia sobre dos hermanas gemelas físicamente idénticas pero completamente opuestas en el carácter.

Hana y Ageha fueron separadas al nacer: la primera se quedó con sus padres en la ciudad y se convirtió en una niña cosmopolita, mientras que la segunda fue llevada al pueblo, en el campo, con sus abuelos, donde creció libremente, pero al volver a la ciudad se vio completamente eclipsada por su hermana.

Ahora, a los 16 años, las cosas siguen iguales: Hana es una de las chicas más populares del instituto mientras que Ageha no solo pasa completamente desapercibida sino que siempre acaba cargando con el trabajo de los demás. El hecho de que se esconda tras unas gafas y no se arregle no ayuda para nada.

Ageha está perdidamente enamorada de Ryuusei, su amigo de la infancia, pero es incapaz de confesárselo. Kyuu, un estudiante de Psicología en prácticas en el instituto de Ageha, la convence para que se desahogue gritando que está saliendo con Ryuusei y que están superacaramelados. Con tan mala suerte que Ryuusei pasa por ahí en ese momento y lo oye.

Gracias a esto, Ageha y Ryuusei vuelven a ser amigos, ya que se habían distanciado en los últimos años, pero a alguien no le gusta esto: Hana, la gemela de Ageha, decide meterse por medio y conseguir que Ryuusei salga con ella en vez de con su hermana.

Kyuu encuentra a Ageha llorando por lo que ha hecho su gemela, y empiezan a pasar bastante tiempo juntos para conseguir que Ageha recupere su autoestima... y poco a poco se enamoran. Pero su relación no puede ser porque él es profesor en prácticas en el instituto, así que tendrán que esconder su romance. Sin embargo, Hana no está dispuesta a que Ageha sea feliz.

No he leído Peach Girl entera, así que no puedo hacer comparaciones más allá de la obvia Sae-Hana, una antagonista que tiene como único objetivo en la vida (o por lo menos en el manga) de que la protagonista no sea feliz ni consiga lo que desea.

Papillon - Hana to Chou es un manga romántico de enredos que problemente no decepcionará a quien busque una historia de amor con figuras geométricas complicadas (aunque es algo así como un cuadrado, hasta nuevo aviso) situada en un instituto. Los personajes son bastante estereotipados: la niña tímida-patito feo que cuando se saca las gafas y se peina un poco resulta ser guapísima; la niña popular cabrona; el chico guapo que tiene hasta club de fans pero resulta que solo tiene ojos para la protagonista; y el amigo de toda la vida que parece no darse cuenta de nada.

En Japón ya ha finalizado la publicación, y de momento solo se ha publicado en Estados Unidos. No sé cómo habrán ido las ventas de Peach Girl, pero si han ido bien supongo que alguna editorial se animará a traerla. Sin embargo, en mi opinión no deja de ser otro shoujo típico y tópico más, con un único punto a favor: el dibujo de Miwa Ueda es una pasada, especialmente en las portadas.

La he leído por scans en inglés en Manga Fox.

dimecres, 17 de febrer de 2010

"Avatar" i "Sherlock Holmes"

Durant les vacances de Nadal vaig anar molt al cine (molt per ser jo, s'entén). Deixant de banda la ja comentada Luna nueva, han marxat de la meva llista de pel·lis pendents Avatar i Sherlock Holmes. I en els darrers mesos, en DVD he vist Up i KeinOhrHasen (traduit en castellà per Un conejo sin orejas), però les deixo per una entrada futura.


Avatar

He de dir que vaig anar a veure Avatar amb por perquè ja no em refio del criteri de ningú, i menys encara quan fa mesos i mesos que tothom parla d'aquella pel·lícula (o llibre, però ara parlem de cinema) com si fos qui sap què.

Avatar em va agradar en la mateixa proporció que em va decebre. Com que no sabia ben bé de quin mal havia de morir, potser el problema va ser que justament arran dels comentaris positius de tothom m'esperava una gran història... o una altra història, simplement, i no pas un sofregit de Pocahontas, El último samurai i altres films per l'estil. És que jo vaig al cinema a que m'expliquin històries gràficament, vaja, no sé vosaltres...

I justament per això em va agradar tant: veure Avatar era com fullejar un llibre de fotografia, una delícia per a la vista. En aquell moment em va venir de gust d'anar de turisme per Pandora, per aquell món de ciència-ficció creat a partir d'una explosió de colors i on hi viuen uns bitxos blaus (els bons) que es connecten amb la natura mitjançant una trena-anèmona, i uns humans (els dolents) que es volen apropiar d'aquell planeta perquè a la Terra ja no s'hi pot viure i, casualment, hi ha un material fantàstic i meravellós per generar energia sota l'arbre de la vida.



Sherlock Holmes

L'única història de Sherlock Holmes que havia llegit va ser a 1r d'ESO un llibret d'aquells d'anglès reduits per a estudiants, que incloia The Speckled Band, A Scandal in Bohemia i The Five Orange Pips. Tant als llibres com al nostre imaginari popular, la figura de Sherlock Holmes se'ns presenta com un gentleman britànic de la Londres de finals del XIX, i no com una espècie de Dr House de l'època victoriana. El que no agradarà als puristes és el toc sobrenatural que adopten els misteris del famós detectiu de Baker Street, però pels temps que córren potser un Sherlock Holmes més purista no hauria estat tant taquiller.

Tot i així, aquesta transformació té el seu no-sé-què, i com a thriller, la pel·lícula funciona, i el tàndem Holmes-Watson (Robert Downey Jr. i Jude Law, respectivament) aporta moments molt còmics. El personatge que no em va agradar va ser el d'Irene Adler, el vaig trobar poc creible quan se suposa que és l'única dona que Holmes havia admirat mai, si bé no l'estimava en sentit romàntic. Tampoc em va acabar de convèncer el dolent-dolentíssim, el compte Blackwood, i crec que l'actor de doblatge no va millorar aquesta meva valoració.

"Elemental, estimat Watson"

dimarts, 16 de febrer de 2010

"Du solltest mehr schreiben"
























... aber ich finde keine Wörter

dilluns, 15 de febrer de 2010

Primeras impresiones: Switch Girl


Últimamente he leído bastantas cosas por scans, básicamente porque son mangas que todavía no están publicados en España o porque sí lo están pero no veo claro si merece la pena comprarlos. Como cuando estaba en Alemania no me podía bajar nada, descubrí un par de webs donde puedes leer los scans directamente, sin descargfarlos (Mangafox y One manga). Están en inglés y algunas traducciones están terriblemente mal hechas, aunque eso depende del grupo que cede las scanlations, y en general la calidad tanto de los scans como de la traducción es aceptable.

Empecé por Switch Girl, obra de Natsumi Aida que nos presenta a Nika, una de las chicas más populares y guapas de su instituto. Pero en realidad todo eso es solo una fachada, su "modo ON"; cuando llega a su casa pasa al "modo OFF" y se transforma en todo lo contrario a lo que aparenta en el instituto: en casa es una chica dejada, que se tira pedos y eructa sin problema, etc.

Arata Kamiyama es todo lo contrario a ella: en el colegio parace un chico otaku con el que se meten un grupo de chicas envidiosas (que a su vez también se están picando constantemente con Nika), pero cuando sale del instituto y se quita las gafas descubrimos a un chico guapísimo.

Por casualidad Arata y Nika coinciden una noche en un supermercado 24 horas cuando ella está en "modo OFF", y al día siguiente Nika defiende a Arata de las chicas de la clase, con lo que descubrimos que Arata conoce el secreto de Nika. ¡Y encima resulta que son vecinos!

Nika se propone descubrir por qué Arata se esconde detrás de unas gafas de culo de botella en vez de dejar que vean lo guapo que es en realidad, con el consiguiente riesgo de enamorarse de él poco a poco.

De momento tiene pinta de comedia estudiantil con toques realmente divertidos: Nika es una chica muy graciosa, especialmente cuando se suelta y se pone en "modo OFF". El personaje que no me acaba de convencer es Arata, porque parece que oculta un secreto familiar que va a dar a la trama un cierto toque dramático, e intuyo que irá en la línea de Hot Gimmick (pero es solo una intuición que tengo después de leer dos tomos por scans, no os lo toméis al pie de la letra...).

Sé que en Francia tienen hasta el tomo 8 publicado, y la serie sigue abierta en Japón. Creo que en España vendería bien porque es una comedia bastante divertida y a la vez cumple con algunos tópicos del shoujo que lo convierten en venta casi segura. El dibujo también es bonito, muy shoujo, con ojos muy abiertos, figuras estilizadas... durante el "modo ON", porque cuando todo pasa al "modo OFF" parece más bien una parodia. Ojalá alguna editorial de por aquí (¿Planeta?) se anime a licenciarla.

Twitter Goodreads