dijous, 8 de setembre de 2011

La canción de Ariadna

Para quien no lo sepa, soy una especie de enciclopedia andante de mitología greco-romana. Por este motivo (de clarísimo peso), La canción de Ariadna fue el único título de la colección Gaijin que me atrajo desde un principio, aunque lo leí con pies de plomo porque casi todo lo que había leído sobre esta colección en blogs y foros era más bien negativo.

En este manga conocemos a Ariadna y Órelan, dos jóvenes amantes que se han comprometido en secreto, pero ambos son príncipes de sus respectivos reinos, así que si quieren estar juntos, tienen que formalizar la petición de mano ante los reyes. Pero alguien se quiere interponer entre ellos y los separará mediante una maldición. Y no digo más porque os contaría todo el argumento.

Supongo que es normal que un tomo único me sepa a poco para toda la historia que la autora española Irene Roga quería contar. Algo parecido me pasó con O.U.T. de Inma R. El dibujo es precioso, la trama promete... pero queda corto, llegas al final y te quedas con la sensación de querer más. O, por lo menos, eso es lo que me pasó a mí.

De hecho, de la línea Gaijin de Glénat (una colección de mangas de autores españoles, por si alguien no está familiarizado con el término), La canción de Ariadna era el único tomo que me llamaba la atención tanto por argumento como por dibujo, si bien reconozco que dentro de la colección hay verdaderas obras de arte a nivel de dibujo (no puedo opinar sobre la narrativa sin haberlos leído).

No me defraudó, porque después de O.U.T. y de varias críticas en blogs no tenía muchas expectativas, pero tampoco lo considero un manga indispensable en general, de la misma forma que no puedo destacarlo de los otros mangas de la línea Gaijin, como ya he dicho, por no haberlos leído. Sin embargo, creo que es un buen tomo para darle una oportunidad a esta colección.


Twitter Goodreads