diumenge, 21 d’agost de 2011

[Especial Arina Tanemura] 3. Narración y personajes

Los mangas de Arina Tanemura casi siempre incluyen elementos fantásticos, ya que la autora se ha hecho un nombre en el área de las magical girls. Sin embargo, la mayoría de obras de este género resultan versemblantes porque suceden en un mundo real y contemporáneo: por ejemplo, tanto las CLAMP como Naoko Takeuchi sitúan a Sakura (Card Captor Sakura), a Hikaru, Umi y Fuu (Magic Knight Rayearth) y a Bunny y las sailors (Sailor Moon) en el Tokio de los años 90.

Arina Tanemura también nos lleva a Japón, en la mayoría de sus obras, pero un Japón muy particular: en Kamikaze Kaito Jeanne, crea un barrio/una ciudad (no queda muy claro) llamado Momokuri; en Time Stranger Kyoko, la Tierra se ha unificado en un único país; Full Moon es donde más parecido con la realidad vemos, pero encontramos un nuevo mundo paralelo en The Gentlemen Alliance. Pero, en general, Tanemura mantiene una de las "normas" no escritas de las magical girls: la magia existe, pero a menudo se tiene que esconder de los humanos "normales".

La autora suele confiar el protagonismo (como en el 99,9% de los shoujos) a una chica. En la mayoría de los casos, esta chica es muy alegre de cara al mundo, pero a medida que el lector la conoce se da cuenta de que, en realidad, esconde algún tipo de trauma desde la infancia o un secreto que será importante para el desarrollo y la resolución de la historia. Y para acudir en su rescate está el chico, normalmente un buenorro con quien al principio tendrá mala relación pero que resultará ser el hombre de su vida.

Estas chicas suelen ser muy enamoradizas, mientras que ellos son el "hombre perfecto", caballerosos y buenos en los deportes y en la cocina, siempre dispuestos a sacrificarlo todo por su dama. Un cliché, sin duda, pero que siempre funciona porque, no lo negaremos, nos encanta. También comparten una característica la mayoría de antagonistas, "los malos": ¿qué tendrá el tópico del pasado oscuro, que tanto le gusta a esta autora (entre tantos otros)?

La narración tiende a ser algo confusa: nos presentan un punto de partido para la historia (normalmente, una chica con poderes que debe salvar el mundo de algo muy malo, como en todos los mangas de magical girls), pero a medida que avanza la lectura aparecen personajes, monólogos interiores y situaciones que aportan un giro a la historia. No pongo ejemplos, porque serían spoilers, pero estos shoujos se publican en la Ribon, así que ya os podéis imaginar que la tragedia siempre queda suavizada y el poder del amor puede con todo. Precisamente esto es uno de los aspectos que le criticaría a la autora, si sus obras aparecieran en otro tipo de revista: los temas que se tratan son bastante oscuros, en comparación con otros mangas de la famosa revista.

Sin embargo, sí que creo que Tanemura debería pulir su estilo narrativo, porque a veces da la sensación de que sus mangas parten de una idea que ha tenido en el tren de camino a una reunión con los editores, y a medida que dibuja se le van ocurriendo nuevos temas y tramas, y los mete con calzador para que tengan un mínimo sentido. Concretamente, me pasó con dos obras suyas: Time Stranger Kyoko, obra con la que siempre he tenido la sensación que no triunfó por algún motivo y no dejaron que la autora desarrollara la historia por completo, de modo que la tuvo que terminar precipitadamente; y The Gentlemen Alliance, en cuya reseña en este mismo blog podéis ver que Tanemura rizó tanto el rizo que al tercer tomo yo ya iba perdida (y, ahora que ya la he terminado, sigo pensando que este manga no tiene mucho sentido).

Y hasta aquí mi especial sobre Arina Tanemura. La próxima vez toca hablar de las CLAMP, el cuarteto de mangakas más famoso de nuestra generación.


Twitter Goodreads