dissabte, 20 d’agost de 2011

[Especial Arina Tanemura] 2. Evolución artística

Arina Tanemura tiene un estilo propio muy característico: ojos enormes, peinados y ropas preciosas pero casi imposibles, un dibujo a caballo entre el barroco y el futurismo. Sin embargo, en su arte aparecen muchos de los elementos que caracterizan el shoujo: fondos cargados de flores y personajes muy guapos.

Creo que, a diferencia de otras autoras, el estilo de dibujo de Tanemura no ha evolucionado tan notablemente, aunque sí se notan mejoras respecto a los primeros mangas, especialmente en cuanto a proporciones de los cuerpos y a posturas.

Tanemura domina a la perfección el uso de los colores para sus ilustraciones: casi siempre trabaja con colores pastel, creando así una sensación de dulzura, o colores vivos, para transmitir la inocencia y alegría de los shoujos. Pero también encontramos elementos oscuros, especialmente con tonalidades azules, para realzar el sentimiento de tristeza o incluso la maldad de los personajes.

Como ya he dicho, la autora tiene una tendencia a sobrecargar los fondos con flores y con mucho detalle en los paisajes, lo cual puede confundir al lector, sobre todo en las escenas de acción. Sin embargo, el nivel de detalle y precisión en estos fondos es muy alto.


En I·O·N, Tanemura ya tenía un estilo propio, pero todavía no lo había pulido.


Una de las pocas imágenes en color de I·O·N. Los colores pastel siempre son predominantes.

Primera portadilla de Kamikaze Kaito Jeanne. Se pueden observar las características más destacadas del estilo de la autora, pero sigue sin dominar las proporciones corporales, aunque se nota una mejora respecto a I·O·N.


Hacia el final de Kamikaze Kaitou Jeanne (arriba) y con su obra siguiente, Time Stranger Kyoko (abajo), Tanemura definió su estilo del todo. Los diseños de personajes y del vestuario adoptan un estilo más futurista con toques del estilo barroco o incluso neoclásico, muy principesco.





Con Full Moon wo Sagashite explota al máximo el uso de los colores pastel, a la vez que empieza a experimentar con las tonalidades oscuras, algo que hasta el momento casi nunca había hecho. De hecho, esta obra se considera el inicio de la madurez artística de Tanemura.

Shinji Doumei Cross - The Gentlemen's Alliance. A pesar de no incluir muchos elementos fantásticos, en esta obra se hace evidente que los personajes de Tanemura viven en mundos paralelos futuristas.

A pesar de mantener el estilo característico de Arina y los elementos indispensables de todo shoujo, parece que con Sakura Hime Kaden nos encontramos ante el punto máximo de la madurez artística de la autora.

Twitter Goodreads