Los pilares de la Tierra

Por fin lo he terminado. Este libro ha sido compañero mío de aventuras literarias desde principios de año, ya que decidí leerlo durante las vacaciones navideñas. El motivo de mi tardanza es el tamaño del libro: a pesar de que tengo la edición de bolsillo, no dejan de ser más de 1200 páginas, con lo cual, por muy "de bolsillo" que sea, pesa una barbaridad y a mi espalda no le hacía mucho bien, que digamos.Pero por fin formo parte del colectivo de gente que ha llegado hasta el final de este best-seller ambientado en la época de la construcción de las primeras grandes catedrales góticas en medio de un ambiente conflictivo.

HISTORIA

En 1123, un hombre es colgado en Shiring acusado de haber robado un cáliz del priorato de Kingsbridge. Este hecho provoca que una Ellen, una chica de unos quince años y embarazada, lance una maldición a los tres hombres que han condenado al preso, que también es su amante. Años más tarde, en 1135, Tom Builder y su familia recorren los caminos de Inglaterra en busca de trabajo, ya que su última construcción, la casa de William Hamleigh y su futura esposa, se ha detenido porque la chica, Aliena, hija del conde de Shiring, ha rechazado a su pretendiente. Por otro lado, el monje Phillip de St.John-in-the-Forest se convierte en prior de Kingsbridge mediante la influencia de Waleran, quien por su parte aspira a ser obispo.

Los caminos de estos personajes se cruza en una trama situada en un período turbulento de la historia de Inglaterra, en plena guerra civil por la succesión al trono. Los intereses propios se mezclan con las intrigas políticas del momento, y en medio del conflicto se encuentra el tema central de esta novela: la construcción de la catedral de Kingsbridge para devolver el prestigio al priorato empobrecido.


OPINIÓN

Esta novela tuvo un boom por ahí en 2005 o así, y por aquel tiempo no eras nadie si no la habías leído. Así que yo no he entrado a formar parte de este selecto grupo de personas hasta hace poco. Empecé a leerla durante las vacaciones de Navidad y la cosa quedó estancada, como he dicho en la introducción, porque el librito en cuestión pesa lo suyo y no era práctico para leer en el tren (finalidad última de este tipo de obras).

Los pilares de la tierra es un libro entretenido que te transporta a una época oscura de la historia, de la que, sinceramente, no sabía nada. La mezcla de hechos históricos reales con lugares y personajes de ficción me recordó a otra obra contemporánea, El ocho, de Katherine Neville. No seré quisquillosa con la adecuación de la ambientación y la correspondencia con los hechos históricos, aunque sí me parece bastante verosímil.

En cuanto a los personajes, hay muchos, pero los más importantes son, sin duda, el prior Phillip, Tom Builder, Aliena, Jack, William Hamleigh y Waleran. Parece que la existencia de estos dos últimos tiene por objetivo único putear la vida de los demás en beneficio de sus propios intereses, concretamente el poder. Lo malo de estos personajes es que son bastante planos y queda muy claro quienes son "los buenos" y "los malos", no se llega a profundizar en sus personalidades y en mi opinión les falta algo de humanidad, aunque tampoco nos podemos quejar porque, por lo menos, no todo es un camino de rosa para los buenos.

El final tampoco me acabó de convencer: naturalmente, no podía acabar de otra forma, pero me refiero a cómo está escrito. Me decepcionó cómo se precipitan los hechos en las últimas cien páginas del libro, cosa que no debería hacer un autor si se dedica a desarrollar la historia a lo largo de más de mil páginas. Además, comparto el punto de vista de mucha gente que el hecho de que aparezcan varios personajes nuevos en esta última parte de la historia hace que, por un lado, no llegues a familiarizarte con ellos y, por lo tanto, cierta muerte no transmite al lector la misma importancia que tiene para los personajes del libro. Por otro lado, los cabos quedan bien atados al llegar a la última página, con lo cual te queda una buena sensación de conclusión.

A pesar de que lo he disfrutado bastante, las últimas 300 páginas me costaron mucho de leer, más que nada por la redunciancia de la temática: William y Waleran buscan la enésima fórmula definitiva para quitarse a sus enemigos de en medio y al final esta técnica empieza a cansar. Este hecho hace que no me haya quedado un vacío existencial al terminar la lectura. En definitiva, es un best-seller interesante, entretenido, pero algo sobrevalorado, en mi opinión.



Comentaris

Alena ha dit…
Mmmm... doncs mira que és un d'aquells "pendents"... però massa llarg per no ser Martin o Rothfuss XDDDD Igual miro la sèrie i avall! ^^
Per cert, què mono que tens el blog! M'has d'ensenyar com posar el fil musical!!