diumenge, 9 de gener de 2011

Kaikan Phrase


Año nuevo, vida nueva... ¡y sección nueva! Además de mis "mangas indispensables" creo que sería interesante dar a conocer qué mangas he encontrado infumables o completamente prescindibles, hasta el punto de no poder decir siquiera que son "lecturas entretenidas para pasar el rato". En críticas de cine, las "entretenidas" son las que reciben una o como mucho dos estrellas. En este caso, los "prescindibles" (que iba a llamar "bodrios" pero me pareció demasiado fuerte; al fin y al cabo solo es mi opinión) serían los que no reciben ni una sola estrellita.

Para empezar esta sección, y porque meterse con ella vende, hablaré del manga que catapultó a la fama a Mayu Shinjo: Kaikan Phrase: Melodía erótica, una historia de amor entre una colegiala y el cantante del grupo Lucifer... ¡con mucho sexo, por supuesto!

Sakuya estudió en la facultad de Traducción casi seguro, porque es uno de los lugares donde encuentras hombres más femeninos que la mayoría de mujeres. Lo digo con conocimiento de causa.

HISTORIA

Aine es una colegiala de 16 años a quien solo se le da bien la clase de lengua y que escribe letras de canciones con tintes eróticos. Un buen día, su grupo favorito, Lucifer, organiza un concurso para que las fans puedan escribir la letra de su próximo single, que (¡oh, casualidad!) debe tener tintes eróticos como todas las otras canciones del grupo.

Aine, como no, decide presentarse, pero justo cuando va a entregar el sobre, un coche está a punto de arrollarla. El conductor baja para ayudarla y le empieza a tocar la rodilla... con lo que Aine se excita sobremanera. Por suerte el accidente no ha sido nada, pero cuando el conductor se va Aine se da cuenta de que ha perdido el sobre con la letra para el concurso.

¡Cuál es su sorpresa cuando al cabo de unas semanas Lucifer presenta un nuevo single con (¿no lo adivináis?) la letra que Aine iba a presentar al concurso! Resulta que el misterioso y sexy conductor no era otro que Sakuya, el cantante de Lucifer. No contentos con esto, Sakuya va a buscar a Aine porque quiere que sea la escritora de las letras de las canciones de Lucifer.

Solo hay un pequeño problema: casualmente a Aine ya no le viene la inspiración, así que Sakuya se la proporciona... acostándose con ella. ¿Pero puede dar fruto la relación entre un músico famosísimo y una chica normal y corriente?

Que portada más fea...

OPINIÓN


Habréis intuido que muy buena crítica no le voy a hacer a este manga, entre la introducción y la sinopsis.

La verdad es que no entiendo por qué Kaikan Phrase es el manga más famoso y, consecuentemente, más largo de Mayu Shinjo. Pero tampoco entiendo el éxito de Crepúsculo, que casualmente sigue un esquema parecido: chica "normal" (léase sin personalidad ni características destacables pero con la que teóricamente los lectores se pueden identificar) y chico "perfecto" (rico, famoso, guapo, sexy, y que confunde "tratar bien" a su pareja con "acosarla" y ponerse celoso de todo aquel de sexo opuesto que se le acerque, y encima darle las culpas a la novia, que le perdona porque tiene un pasado oscuro y traumático) se enamoran, pero un montón de obstáculos se interponen en su relación.

Tengo que reconocer que cuando Ivrea trajo el primer manga de Mayu Shinjo, Virigin Crisis, me lo compré e incluso lo disfruté (con 15 años), a pesar de que los personajes protagonistas siguen el mismo esquema. La diferencia principal entre Kaikan Phrase y Virgin Crisis es el número de tomos: 17 contra 4, respectivamente. Y claro, si la Shinjo utiliza el esquema del triángulo amoroso dos veces en cuatro tomos se hace menos pesado que si lo hace cuarenta mil veces en diecisiete tomos.

Porque Kaiphra (versión contraída del título Kaikan Phrase) es, esencialmente, esto: el manager, la ex-novia, la amante, las fans, el vecino del cuarto primera y todo dios se opone a que Aine y Sakuya estén juntos, con lo que tenemos intentos de violación (no incluyen los de Sakuya, que como son "consentidos"...), celos, intentos de asesinato, fans histéricas, managers despóticos que hacen mobbing a Aine para que deje de ser la escritora de letras, intentos de suicidio... Lo normal en todas las relaciones de pareja, vamos.

Llegué hasta el tomo 10 en un acto de valentía por mi parte, por allí en 2004, y la vendí, porque era infumable. El hecho de que en el segundo o tercer tomo ya se haya exprimido todo el jugo a la historia, ante la perspectiva de quince tomos más, hace que una se plantee si merece la pena seguir aguantando una y otra vez el mismo arco argumental de varias personas que se interponen en una relación más bien poco realista.

Además, tengo que hacerle una crítica a Mayu Shinjo: esta señora plantea la violación o el sexo no consentido como algo erótico. Y si no me creéis, leed el primer capítulo del manga, en el que Aine se excita de mala manera porque un perfecto desconocido le roza la rodilla y un poco el muslo para ver si se ha hecho daño. ¿Hola? ¿Eres tonta? Además, que la única manera de que Aine consiga escribir letras eróticas sea cuando Sakuya se pone en plan macho ibérico dominante, a mí, personalmente, me preocupa.

No entraré en la crítica del dibujo de Shinjo porque es una de sus obras primerizas, pero eso no es excusa: el dibujo mejora muy poco a lo largo de los tomos.

En definitiva, un manga que se ha ganado una fama totalmente inmerecida, a pesar de que hay incluso un anime (aparentemente más light y menos sexual, eso sí). Los 17 tomos fueron publicados en España por Ivrea a 6,90€ el tomo.

Twitter Goodreads