dimarts, 28 de desembre de 2010

Imadoki

Os dejo con la reseña de Imadoki, una comedia estudiantil de Yuu Watase, que poco tiene que ver con sus mangas más famosos anteriores (Fushigi Yuugi y Ayashi no Ceres).

HISTORIA

Tanpopo consigue una beca para estudiar en el prestigioso Instituto Meiô de Tokyo. Está convencida de que allí va a hacer muchos amigos, ya que en su Hokkaido natal se querían mucho con sus compañeros de clase. Pero con lo que se encuentra Tanpopo en el Meiô es a una panda de niños pijos, estirados e hipócritas que se meten con ella por ser pobre, una "mala hierba".

Sin embargo esto le da igual porque sabe que hay un chico en su clase que ama a las plantas, al que conoció el día antes de empezar el instituto. Pero cuando por fin lo encuentra, resulta que Koki Kygyo es el heredero de un gran imperio económico y el hijo del fundador del Meiô: esto lo convierte en una figura influyente y todo el mundo se quiere acercar a él para subir socialmente.

Lo peor de todo es que el Koki del instituto no tiene nada que ver con el chico que conoció Tanpopo durante las vacaciones, pero Tanpopo se propone convertirse en su amiga. ¿Lo conseguirá?

OPINIÓN

Tras los dramones a los que nos acostumbró la autora en Fushigi Yuugi y, sobre todo, Ayashi no Ceres, Imadoki es un soplo de aire fresco que, si no fuera por el dibujo tan característico y el humor tan particular de Watase, podría ser el shoujo de instituto de cualquier otra autora.

Lo cierto es que, a pesar de ser de los pocos mangas de esta mujer que no incluyen elementos mágicos, Imadoki es una historia bastante corta (cinco tomos) fresca y entretenida, sin muchas complicaciones y no muy pastelona, cosa que es de agradecer entre tantos títulos que siguen el esquema chica-conoce-chico-y-se-enamoran-pero-tienen-que-superar-todas-las-dificultades-del-mundo-para-estar-juntos.

De hecho, el planteamiento inicial es más interesante que el desarrollo final de la historia. Una chica pueblerina se propone ablandar el corazón del chico serio y, en el proceso, poco a poco van surgiendo nuevos sentimientos. Por supuesto, esto es un shoujo y hay follón a nivel sentimental: la prometida de Koki, su hermano desaparecido, las historias del grupito de amigos que finalmente se forma, etc.


Los personajes son bastante simples, estereotipados e incluso un poco planos, pero no por ello son aburridos. Por ejemplo, aunque Tanpopo parece la típica niña alegre y despreocupada (y algo tontita), tiene un corazón que no le cabe en el pecho y sufre mucho por una serie de sucesos que pasan hacia el final del manga. Por otro lado, Koki es el típico personaje masculino con un pasado oscuro, pero luego descubrimos que en el fondo es buen chico y que se siente solo.

Los secundarios son la clave de este manga: tenemos a Saiyonji, una chica obsesionada en convertirse la mujer de un multimillonario, y a Kyougoku, que está pirado, y ellos dos aportan normalmente el contrapunto cómico, mientras que Arisa y Erika aportan tramas más dramáticas.

Estamos ante un manga sencillo, entretenido y bastante fresco, que además tiene la ventaja de ser cortito. Una buena lectura para desconectar, aunque siendo de Yuu Watase igual el lector espera más de lo que recibe.

La edición española es de Glénat, que respeta el sentido de lectura oriental, las sobrecubiertas, y hace una edición más que aceptable. Cada uno de los cinco tomos que componen esta colección cuestan 7,50€.

Twitter Goodreads