dissabte, 23 d’octubre de 2010

[Especial Ai Yazawa] 2. Evolución artística


Sigo con el especial sobre mi autora favorita, Ai Yazawa. En esta segunda entrega me voy a centrar en su evolución artística, es decir, principalmente, en el dibujo, pero también en su capacidad de convertir sus historias en obras de arte y no simples mangas.

Primera etapa: los inicios (1985-1995)

Durante los diez primeros años de su carrera, el arte de Yazawa no tenía la calidad que tiene ahora, y se nota en los trazos a veces torpes, las expresiones de los personajes poco desarrolladas, parecidos razonables entre personajes... Se podría decir que, a pesar de que ya se notan algunos de los rasgos característicos de su estilo tan particular, en estos diez primeros años Yazawa no acaba de encontrar ese algo que la diferenciaría del resto de mangakas más adelante. El uso del color es bastante pobre y deja mucho que desear, aunque, por supuesto, se nota una evolución a lo largo de estos diez años, pero todavía queda mucho para llegar al punto culminante. Por internet es bastante difícil encontrar tanto scans como imágenes de sus primeras obras.

Marine blue no kaze ni dakarete

Segunda etapa: puliendo el estilo (1995-1999)

En 1995, y siguiendo el éxito de su anterior obra No soy un ángel, obra que ya despuntaba por sus rasgos cada vez más exagerados, de la pluma de Yazawa nacía Miwako Kôda, la aspirante a diseñadora de modas que traería el reconocimiento a la obra de la autora con Historias de un vecindario. A partir de esta obra, Yazawa incluye también en sus mangas su otra gran pasión: la moda. El estilo de dibujo cambia un poco, la autora se demelena y decide exagerar los típicos rasgos shoujo: piernas muy largas y muy delgadas, ojos muy grandes, peinados casi imposibles, ropa que sería la envidia de muchos diseñadores famosos. En el uso de colores y en las portadillas, también se nota un cambio: Yazawa decide probar nuevos estilos, ya sea emulando a los artistas pop-art americanos o jugando con acuarelas. Además, por primera vez un manga de Yazawa se convierte en anime (aunque el resultado es dudoso y subjetivo).

No soy un ángel (Tenshi nanka ja nai)
No soy un ángel (Tenshi nanka ja nai)
Historias de un vecindario
Historias de un vecindario

Tercera etapa: la cumbre (1999-2009)

Desde 1999 hasta la actualidad, la calidad de su dibujo no ha hecho sino mejorar. De esta etapa son Last Quarter, Paradise Kiss y NANA. Las líneas son más finas y las proporciones de los personajes vuelven a ser más o menos realísticas, aunque no pierden esos rasgos característicos. Las expresiones faciales son el verdadero reflejo de los sentimientos de los personajes: con apenas una viñeta se intuye más de lo que realmente vemos o leyemos en los bocadillos de diálogo. A nivel de portadillas y uso de colores, la autora empieza a mezclar el dibujo tradicional con las nuevas tecnologías para crear verdaderas obras de arte. Sin embargo, hacia los últimos capítulos de NANA se puede notar una especie de declive, con trazos menos delicados en los rostros de los personajes, probablemente a causa de la enfermedad que la ha apartado de su trabajo hasta la fecha de hoy.
Last Quarter

Paradise Kiss

NANA
NANA

(Haced click en las imágenes para verlas en tamaño completo)

Twitter Goodreads