Memorias de Idhún II: Tríada

Al final del primer libro dejabamos al trío protagonista en una situación un tanto complicada a nivel sentimental, uno de esos triángulos amorosos que cuestan de resolver (y la trigonometría y yo nunca hemos sido buenas amigas). Romances a un lado, los protagonistas se embarcan en un nuevo viaje en esta segunda entrega, ni más ni menos que a Idhún.


HISTORIA
*con el mínimo posible de spoilers*

Jack, Victoria y Kirtash consiguen hacer el viaje interdemensional a Idhún, donde les espera la dura batalla contra Ashran, el Nigromante, que tiene todo el mundo mágico bajo su control. Le ayudan los sheks, una raza de serpientes aladas, y los szish, híbridos de serpiente y humano, que se encargan de tener al resto de razas de Idhún alejadas de la idea de rebelión.

Jack y Victoria emprenderán un largo viaje a través de todos los rincones de Idhún para encontrar su poder y la forma de derrotar al Nigromante, mientras que Kirtash sigue siendo completamente ambiguo en cuanto a sus intenciones. Y, aunque estén en plena guerra, habrá sitio para el romance entre batalla y batalla.

OPINIÓN

Igual que la primera entrega, Tríada está dividido en dos libros, Despertar y Predestinación (la tercera y cuarta parte, respectivamente). Diría que Despertar es la parte más pesada del libro, ya que se centra mucho más en la parte sentimental (concretamente en las dudas románticas de Victoria) que en lo que realmente queremos saber: ¿cómo es Idhún? ¿Cómo van a derrotar al Nigromante? ¿Por qué hay un tercer libro si parece que todo se va a resolver en este?

En cambio, hacia el final de Despertar y a lo largo de todo Predestinación, la cosa cambia (¡por fin!) por una serie de sucesos y empieza la acción, aunque bastante lentamente. Pero es aquí cuando empezamos el viaje por Idhún a través de los ojos de los personajes: descubrimos no solo los paisajes (bastante parecidos a algunos parajes de la Tierra, por cierto, tampoco es que la autora se haya matado en ese aspecto), sino también la gente y la mitología de Idhún, que, desde mi punto de vista, es lo más interesante de este libro.

Y con esto paso a mi segundo punto: igual soy yo, pero noto una cierta tendencia de los autores de libros para adolescentes de crear personajes protagonistas aburridosbastante planos, mientras que los personajes secundarios son mucho más interesantes, sobre todo a nivel psicológico, aunque no se profundiza casi nada en ellos, y es una lástima. Incluso en algún caso (como el que nos ocupa, o la inexplicablemente célebre saga Crepúsculo, entre tantas otras) creo que los autores podrían escribir la novela directamente sobre los secundarios y sus vidas bastante más interesantes que las de los verdaderos protagonistas. Por supuesto, estoy hablando desde mi perspectiva como lectora de 22 años y que espera algo más de una novela que un triángulo amoroso que no se puede materializar porque resulta que los tres son de razas distintas.

Y, sin embargo, Tríada es una novela entretenida, incluso para una servidora. Además cuenta con algo que la hace destacar: hasta la última página te tiene en vilo porque el lector prevé lo que va a pasar según los cánones típicos de este tipo de lectura, pero de repente te encuentras con un final inesperado, así que esto le suma puntos.

Sin embargo, no veo claro la necesidad de la existencia de la tercera novela, excepto por el pequeño detalles sin importancia que el final de Tríada queda abierto (y de ahí la tercera parte, claro). Me refiero a que, ya puestos, la podría haber cambiado unas cien páginas de dilema existencial de Victoria por un final conclusivo y satisfactorio sin necesidad de escribir una tercera parte que, personalmente, me apetece muy poco leer (aunque lo haré, lo haré; tengo que saber cómo acaba toda esta historia y si finalmente Jack y Kirtash envían a Victoria a la mierda).

Sobre el trío protagonista, tengo que decir en favor de los dos chicos que por lo menos ellos tiene una cierta evolución, especialmente Jack, a quien finalmente coges un poco de cariño (aunque sea un niño tonto e impulsivo, pero de gran corazón). Sigo en campaña anti-Victoria, excepto por los capítulos del medio de Predestinación, ya que el personaje hace un cambio radical... lástima que no dure más y a partir de cierto punto vuelva a ser una pava.

En definitiva, Tríada, igual que Resistencia, son novelas juveniles que están bastante bien, tanto a nivel narrativo como lingüístico. A ver qué opino de la tercera parte, aunque hasta que no tenga vacaciones no creo que me la lea.



Comentaris

Entrades populars