dijous, 23 de setembre de 2010

Nodame Cantabile


Por fin me he decidido a leer (aunque sea de la biblioteca) este manga tan polémico a nivel de ventas. Se trata, ni más ni menos, de Nodame Cantabile (pronunciado "can-TA-bi-le, ya que es un italianismo que se utiliza en terminología musical para expresar que la música debe parecer "como cantada"), la obra más célebre de la autora Tomoko Ninomiya.

HISTORIA

Shinichi Chiaki es uno de los mejores estudiantes de piano de su conservatorio, pero él no tiene intención de ser pianista, sino director de orquesta, ya que admira mucho a Sebastiano Vieira, un famoso director, desde pequeño.

Para mejorar como músico y, especialmente, como director de orquesta, lo que todo el mundo sabe es que se tiene que ir a Europa o a Estados Unidos. Chiaki solo tiene un pequeño problema con este requisito: tiene pánico a volar, y por ello se ha resignado a ser músico profesional en Japón.

Por otro lado tenemos a Megumi Noda, Nodame para los amigos, que no tiene intención alguna de ser pianista profesional, sino que aspira a ser profesora de guardería. Sin embargo, sigue en el conservatorio porque tiene un talento natural para el piano.

¿Y qué une a dos personajes tan distintos como Chiaki y Nodame? Nodame encuentra un día a Chiaki borracho en su puerta y se da cuenta enseguida de que son vecinos puerta con puerta, así que se lo lleva a su apartamento. Nodame asegura que está enamorada de él y que son novios, mientras que Chiaki no solo no recuerda nada de lo ocurrido sino que no entiende como Nodame, con el gran talento musical que tiene, está tan loca y tiene síndrome de Diógenes (colecciona basura).

Paralelamente a la evolución musical de los dos protagonistas, también asistiremos al nacimiento de una relación bastante peculiar.


OPINIÓN

Esta es probablemente la reseña más difícil con la que me he encontrado hasta ahora. ¿Me ha gustado Nodame Cantabile? Muchísimo, sin duda. ¿Por qué?

Por un lado, porque nunca se me hubiera ocurrido que un manga sobre músicos de orquesta pudiera dar tanto de sí (y mira que en mi coro he visto situaciones de culebrón). Por otro lado, porque este manga no es una mera historia de amor con la música clásica como telón de fondo. Hay un poco de todo: romance (más o menos), superación personal y, sobre todo, mucho humor.

No me centraré en el aspecto puramente musical de la obra, ya que por desgracia no la podemos disfrutar durante la lectura (algo que juega a favor del dorama, que está en mi lista de "pendientes"). En cambio, algo que llama mucho la atención de este manga es, sin duda, el dibujo. Se trata de un estilo bastante simple, de líneas generalmente finas y con pocas tramas, nada cargado, muy fresco. Es un estilo al que las lectoras habituales de shoujo no estamos acostumbradas: no hay ojos enormes ni peinados imposibles, ni siquiera moda superfashion (aunque yo quiero el mismo bolso que lleva Nodame en el tomo 7, de tela negro con las teclas del piano estampadas).

En cuanto a personajes, a cuál más loco. Nodame es la que peor está de la cabeza, pero esto es lo que la hace una protagonista carismática y a la que coges mucho cariño. Está obsesionada con que es la mujer de Chiaki y se pasa casi todo el día pegada a él sin hacer ni el huevo. Chiaki, por otro lado, es todo lo contrario: frío, serio, incluso borde, muy trabajador. Sin embargo, es esta mezcla de polos opuestos lo que hacen de ambos una pareja completa.

Los secundarios, en cambio, son más anecdóticos: tienen importancia en su momento concreto, en aspectos concretos de un arco argumental, pero pocos llegan a destacar a lo largo de la historia.


¿POR QUÉ NODAME NO VENDE?

Esa es una de las grandes preguntas que se deben hacer en la editorial Norma. Después de haber leído los 10 primeros tomos, os voy a dar mi opinión sobre este tema.

En primer lugar, Nodame Cantabile no es un manga cualquiera. La historia no es para nada el típico romance estudiantil con triángulos amorosos u otras formas geométricas más complicadas, sino que el amor entre Nodame y Chiaki queda en un segundo plano muy discreto. Además, no es nada obvio: por supuesto que Nodame declara abiertamente que es la mujer de Chiaki, pero no encontraréis monólogos internos de Nodame llorando porque Chiaki no le hace ni caso. Chiaki ni siquiera da señales obvias de quererla, ni a Nodame ni a ningún otro personaje, femenino o masculino.

En segundo lugar, el dibujo. Cuando fui a por los últimos tomos de Nodame que hay en mi biblioteca también cogí los tres primeros de The Gentlemen Alliance de Arina Tanemura y una vez en casa hice la odiosa comparativa de portadas. El dibujo de Tanemura es llamativo, entra por los ojos y solo con verlo ya queda claro que es un shoujo con los elementos típicos. El dibujo de Ninomiya me recuerda más a los cómics europeos (salvando muchas distancias, claro) o incluso a algunos shonens (otra vez, salvando distancias): no es tan evidente lo que vas a encontrar, y para el público mayoritario de las series shoujo, el dibujo es muy importante.

Lo cual me lleva a mi tercer punto: ¿quién es el público destinatario de Nodame Cantabile? ¿Son las otakus de entre 13 y 16 años que acaban de descubrir el manga con Card Captor Sakura o Inuyasha y lo más maduro que han leído es un manga de Mayu Shinjo? ¿O estamos hablando de una generación que ya llevamos años en esto del manga? Norma Editorial clasifica Nodame como un shoujo, junto con (según la solapa del tomo 10) Buscando al hombre ideal de Kayono, Fruits Basket de Natsuki Takaya o Life de Keiko Suenobu, entre otros. ¿Mala estrategia de marketing por parte de la editorial? Yo, sinceramente, no apostaría por esta carta, ya que la contraportada del primer tomo reza:


NODAME CANTABILE es un manga diferente: orientado a lectoras de manga más adultas y a todos aquellos que buscan una buena historia, combina humor, romance e historias cotidianas con música de fondo, creando el mayor superventas del shojo de los últimos años en todo el mundo.


Tres punto dos. Si las destinatarias teóricas somos las lectoras "más adultas" (entre 18 y 25 años, más o menos), que se supone que tenemos una capacidad adquisitiva mayor, ¿por qué no vende? Pues porque normalmente a estas edades ya no nos compran los mangas papá y mamá, y no siempre nuestra prioridad a la hora de invertir nuestros ahorros es en manga. De hecho, ya que estamos, no creo que el público de Nodame Cantabile tengan que ser mujeres exclusivamente, pero es una opinión personal y para gustos, los colores.

Y, finalmente, el cuarto punto. Ya lo comenté en una entrada de opinión hace tiempo que al madurar, tanto como persona como como lectora de manga, llega un punto que no te quedas satisfecha con lo primero que te echen (siento recurrir otra vez al tópico de la Shinjo, pero meterse con ella vende xD) y te vuelves selectiva. Así pues, te planteas si vale la pena invertir X euros mensuales en colecciones de mangas de más de 20 tomos (con el riesgo de que te la cancelen a media publicación; no miro a ninguna editorial en concreto porque todas lo han hecho con la coña de la crisis).

Sin embargo, viendo como está el mercado actual, Nodame Cantabile es un manga al que merece la pena dar una oportunidad a pesar de que el dibujo no sea llamativo o que la música clásica parezca un rollo y una cosa de viejos (discrepo totalmente y desde aquí lanzo la petición de que los jóvenes no nos dejemos comer el coco por Los 40 principales y redescubramos la música clásica).

La edición española corre a cargo de Norma, que a fecha de hoy lleva 17 tomos publicados de los 23 que se publicaron en Japón (más un tomo especial, el 24). Todos los tomos cuestan 7,50€ y la edición es idéntica a la japonesa, con un pequeño glosario terminológico musical en las últimas páginas para los que no estén familiarizados con palabras como stacatto o incluso el cantabile del título.

Por cierto, ¿os habéis fijado que en cada portada Nodame toca un instrumento diferente? Me encantan las portadas de este manga, son súper sencillas pero las encuentro muy bonitas.

Twitter Goodreads