dissabte, 7 d’agost de 2010

Mis manas indispensables. 5. Comedia


Para revivir esto ahora que estoy de vacaciones (¡por fin!), hoy me centraré en tres mangas de comedia, pero tres tipos de comedia algo distintos entre ellos: por un lado, tenemos el shonen-harem Love Hina; luego me centraré en el conocidísimo manga de Yoshito Usui, Shin-chan; y para terminar, la comedia estudiantil GALS!


Love Hina

Autor: Ken Akamatsu
Número de tomos: 14
Editorial (en España): Glénat
Precio: 7,50€ (castellano) / 6,50€ (catalán)

¿De qué va?

Keitaro Urashima tiene veinte años y ha repetido el examen de ingreso a la universidad por tercera vez, por lo que sus padres lo echan de casa. Sin tener a dónde ir, termina en la residencia de su abuela, la Pensión Hinata, que se ha convertido en un dormitorio exclusivamente femenino. Tras una serie de desafortunados primeros encuentros con las residentes, las chicas aceptan la propuesta de la tía de Keitaro de que este se convierta en el encargado de la pensión a cambio de alojamiento mientras prepara los exámenes de ingreso otra vez.

¿Por qué es imprescindible?

Por un lado, Love Hina es uno de los primeros mangas que compré, concretamente por inercia: en el canal K3 (que por aquel entonces todavía era el Canal 33 en la televisión autonómica catalana) daban el anime y había visto varios capítulos. Por aquella época yo ya era clienta más o menos habitual de Norma Comics, y decidí comprar el primer tomo porque el anime me parecía muy divertido y el dibujo, muy dulce.

Así pues, Love Hina fue uno de mis primeros mangas y, más concretamente, mi primer (y me atreviría a decir que único) shonen. Pero más allá del componente nostálgico, la obra cumbre (con el permiso de Negima) de Ken Akamatsu mezcla un montón de factores que la hacen imprescindible.

Por un lado está un protagonista masculino que es el antihéroe por excelencia, un perfecto otaku: un chico más bien poco agraciado, gafe a más no poder y no precisamente el estudiante modélico. Todo lo que no se espera de un hombre que se las lleva a todas de calle.

Por otro lado tenemos a todo un harén de chicas monas, cada una con sus rasgos característicos que las hace únicas (algo así como las Spice Girls para la gente de mi generación xD) y que no están dispuestas a hacer de la estancia de Keitaro en la residencia Hinata un camino de rosas.

Si juntamos todo esto a un montón de situaciones graciosas, la mayoría provocadas por la patosidad innata de Keitaro, y mucho fanservice (unas bragas por ahí, unos pechos por allí, las protagonistas en bikini porque sí...), y pizcas de romance, obtenemos un shonen-harem que tanto han disfrutado chicos como chicas de todas partes del mundo.


Crayon Shin-chan

Autor: Yoshito Usui
Número de tomos: 70 (edición de 64 páginas -catalán); 50 (edición de 64 páginas -castellano) + especiales (catalán y castellano); 13 (nueva edición de 124 páginas -castellano)
Editorial (en España): Planeta de Agostini (estado de la publicación en la actualidad: ???)
Precio: 3€ primera edición (catalán y castellano); 4,95€ tomos especiales; 2,95€ nueva edición

(fuente: catálogo manga de Planeta de Agostini; no, no me pagan nada por hacer esto)

¿De qué va?

Shinnosuke Nohara, alias Shin-chan, tiene 5 años y va a la guardería, pero no es para nada un niño normal e inocente. Él y su familia y amigos viven situaciones cotidianas que, con el humor ácido del autor puesto en la lengua sin pelos de Shin-chan, hacen una importante crítica a la sociedad nipona.

¿Por qué es imprescindible?

Este es otro manga que empecé a leer por inercia, por la emisión del anime en televisión. De hecho, era a mi hermano a quien le compraban los tomos esos de DIN-A4, así que una servidora se aprovechaba de ello.

Tuve la "suerte" de que el "fenómeno Shin-chan" me pillara cuando tenía unos 14 o 15 años, con lo que no era una niña a quien esencialmente le hace gracia que Shin-chan enseñe el culo y diga todo lo que piensa sin tapujos, pero tampoco creo que fuera lo suficientemente "madura" para entender la fuertísima carga crítica del manga a la sociedad japonesa, especialmente en los primeros tomos.

En cualquier caso, creo que Shin-chan es un manga que todo el mundo debería leer en algún punto de su vida, tanto si es aficionado al manga como si no. Concretamente, pienso que los fans de tiras cómicas de humor inteligente basado en sarcasmos, juegos de palabras y crítica social, como Garfield o Calvin y Hobbes (por citar un par de ejemplos famosos), son los lectores que más van a disfrutar con este tipo de manga: incluso mi padre, que no entiende por qué con 22 años sigo comprando manga, se parte de la risa con Shin-chan.

Sin embargo, como bien indican las portadas, no es un manga para niños (a pesar de que se rebajara el tono del anime porque muchos niños lo veían en Japón y los padres se quejaban de que luego imitaban a Shin-chan). No solo lo digo por el lenguaje y el fanservice o los desnudos integrales de Shin-chan, sino porque el carácter sarcástico y crítico del manga se aprecia más a medida que te haces mayor. Y, para qué engañarnos, es divertidísimo ver como un niño de 5 años es capaz de decir lo que muchos adultos pensamos y no nos atrevemos a decir.


GALS!

Autora: Mihona Fujii
Número de tomos: 10
Editorial (en España): Glénat
Precio: 7,50€

¿De qué va?

Ran Kotobuki se autodenomina la reina de Shibuya, ¡y que nadie se atreva a meterse con ella o sus amigos o sacará la mujer policía que hay en ella! No en vano es la hija mayor de una familia que tradicionalmente ha pertenecido al cuerpo policial... aunque ella pasa de este rollo porque es más guay vivir la vida como ko-gal. Podéis leer la reseña completa aquí(es una de mis primeras reseñas en el blog xD)

¿Por qué es imprescindible?

Romance, acción, humor, tíos buenos, moda, personajes carismáticos, un dibujo característico... ¿Qué más se le puede pedir a un manga sobre y para chicas adolescentes?

GALS! no deja de ser un manga que nos cuenta, de forma episódica, el día a día de Ran y sus amigas en sus últimos años de instituto, que compaginan con su ocupación principal: disfrutar la vida siendo ko-gals.

Como he dicho antes, tiene todos los ingredientes para ser un éxito: hay un hilo argumental pero en cada capítulo pasan cosas distintas; los personajes son muy carismáticos e inevitablemente les coges cariño (a pesar de que estén todos locos y a menudo no entiendas por qué la autora empareja a este con aquella).

Estamos hablando de un manga muy fresco: a pesar de que tiene sus momentos dramáticos (más o menos), en general es un torbellino de energía que se calma con toques románticos muy dulces. Cada tomo deja con ganas de más y con un muy buen sabor de boca, con la sensación de haberlo pasado bien durante la lectura. Además, el dibujo de Mihona Fujii es muy característico y creo que eso contribuye al éxito del manga.

GALS! es una lectura ligera que no cansa, ni por temática ni por hilo argumental (a pesar de que hacia el final puede perder algo de su frescura inicial), así que la recomiendo a todas las shoujeras, especialmente a las que se inician en el mundillo, pero también a las más veteranas que quieran darse un respiro después de tanto drama con Nana y otras tantas series lacrimógenas.

Twitter Goodreads