dilluns, 22 de febrer de 2010

Primeras impresiones: Papillon - Hana to chou


Después de Peach Girl, su obra cumbre, y de su secuela con Sae de protagonista, Miwa Ueda nos deleita con una historia sobre dos hermanas gemelas físicamente idénticas pero completamente opuestas en el carácter.

Hana y Ageha fueron separadas al nacer: la primera se quedó con sus padres en la ciudad y se convirtió en una niña cosmopolita, mientras que la segunda fue llevada al pueblo, en el campo, con sus abuelos, donde creció libremente, pero al volver a la ciudad se vio completamente eclipsada por su hermana.

Ahora, a los 16 años, las cosas siguen iguales: Hana es una de las chicas más populares del instituto mientras que Ageha no solo pasa completamente desapercibida sino que siempre acaba cargando con el trabajo de los demás. El hecho de que se esconda tras unas gafas y no se arregle no ayuda para nada.

Ageha está perdidamente enamorada de Ryuusei, su amigo de la infancia, pero es incapaz de confesárselo. Kyuu, un estudiante de Psicología en prácticas en el instituto de Ageha, la convence para que se desahogue gritando que está saliendo con Ryuusei y que están superacaramelados. Con tan mala suerte que Ryuusei pasa por ahí en ese momento y lo oye.

Gracias a esto, Ageha y Ryuusei vuelven a ser amigos, ya que se habían distanciado en los últimos años, pero a alguien no le gusta esto: Hana, la gemela de Ageha, decide meterse por medio y conseguir que Ryuusei salga con ella en vez de con su hermana.

Kyuu encuentra a Ageha llorando por lo que ha hecho su gemela, y empiezan a pasar bastante tiempo juntos para conseguir que Ageha recupere su autoestima... y poco a poco se enamoran. Pero su relación no puede ser porque él es profesor en prácticas en el instituto, así que tendrán que esconder su romance. Sin embargo, Hana no está dispuesta a que Ageha sea feliz.

No he leído Peach Girl entera, así que no puedo hacer comparaciones más allá de la obvia Sae-Hana, una antagonista que tiene como único objetivo en la vida (o por lo menos en el manga) de que la protagonista no sea feliz ni consiga lo que desea.

Papillon - Hana to Chou es un manga romántico de enredos que problemente no decepcionará a quien busque una historia de amor con figuras geométricas complicadas (aunque es algo así como un cuadrado, hasta nuevo aviso) situada en un instituto. Los personajes son bastante estereotipados: la niña tímida-patito feo que cuando se saca las gafas y se peina un poco resulta ser guapísima; la niña popular cabrona; el chico guapo que tiene hasta club de fans pero resulta que solo tiene ojos para la protagonista; y el amigo de toda la vida que parece no darse cuenta de nada.

En Japón ya ha finalizado la publicación, y de momento solo se ha publicado en Estados Unidos. No sé cómo habrán ido las ventas de Peach Girl, pero si han ido bien supongo que alguna editorial se animará a traerla. Sin embargo, en mi opinión no deja de ser otro shoujo típico y tópico más, con un único punto a favor: el dibujo de Miwa Ueda es una pasada, especialmente en las portadas.

La he leído por scans en inglés en Manga Fox.

Twitter Goodreads