Bodrio Nuevo, "Luna Nueva"

La ví. Pagué para verla. No me dormí en el cine porque alguna divinidad superior no lo quiso (das heißt, café).

En pocas palabras: ¡vaya bodrio! Vayamos por partes (como dijo Jack the Ripper):

La película, de unas dos horas de duración, toma como modelo lo que "cuenta" el bolero barato libro homónimo en que se basa. En dicho libro, tras un incidente absolutamente estúpido (para no romper con la tónica general, claro está) en el que Fea se corta el dedo con papel de regalo y empieza a chorrearle sangre a borbotones, a los vampiros les entra habre y hay una pelea entre Eduardo Cul-en-pompa y su hermano teóricamente más joven.

Tras este incidente, la pareja se rompe porque Eduardo Manostijeras es peligroso para Fea y decide irse para protegerla, bajo el pretexto de que va a comprar tabaco todo fue un error, que en realidad no la quiere, que ella tiene que vivir como un humano normal...

Total, que a nuestra querida protagonista le pilla un bajón tal que se pasa tres meses encerrada en su habitación, a juzgar por el plano en travelling circular de la escena, con un letrito indicando los meses que pasan incluido, y de repente vuelve al instituto pero está en plan autista, pasa de sus superamigos de la primera parte, se siente sola en el comedor en la misma silla de Eduardo...

Hasta que un buen día decide salir de compras con su friend of the soul Jessica, a la que Mike ha dado plantón (recordemos que el susodicho estaba colgadísimo de Fea en la primera entrega, y como él, medio instituto) y a Fea no se le ocurre nada mejor que ir a ver pelis de zombies y subirse a la moto del primer desconocido que le tira un piropo al más puro estilo paleta.

Y es que nuestra querida, para aliviarse de las pesadillas que tiene por las noches (aunque la actriz confundió "grito de terror" con "grito de orgasmo"), se convierte en una yonki de la adrenalina (disculpen mi traducción literal de "adrenaline junkie", aunque yo diría que esta chica tiene mono de otras cosas...) y le da para aprender a ir en moto.

Y entra el tercero en discordia: Sanjacobo, un plato de pechuga de pollo rebozada, también llamado Cordon Bleu el hombre lobo (esto es lo que popularmente se conoce como un spoiler), al cual Fea recurre para que le arregle la moto por amor al arte. El caso es que Sanjacobo se muere por los Huesitos de Fea, pero esta sigue teniendo orgamos pesadillas por la noche porque hecha de menos a Eduardo, y como buena emo que es, se tira por un acantilado con la esperanza de tener una última visión de su amado al tener el subidón de adrenalina, y morir.

Sanjacobo la salva y no muere (ergo tendremos las dos entregas siguientes, ¡mierda!), pero en algún lugar de la Mancha de cuyo nombre no puedo acordarme y en el que se esconden los Cullen, Alice tiene una visión de las prácticas de salto de trampolín de Fea, e induce a Eduardo a pensar que su Julieta ha muerto.

Como es un vampiro y no puede morir quemado por la luz del sol (recordemos que se pone a brillar cual Gusiluz cuando se expone a la luz de nuestro astro), se va a una especie de secta de vampiros, los Volturi, que son algo así como el consejo de estudiantes de la Facultad de Letras el clan de reyes-vampiros, para que lo maten.

Para conseguir su objetivo, lo que tiene que hacer es provocar la ira de los Volturi exponiendo su cuerpo de mármol con purpurina a los humanos. El caso es que mientras tanto Alice se ha enterado de que Fea no estaba muerta, que estaba de parranda y a un Petit Suisse de comerle la boca (y otras cosas, pero esto el libro no lo cuenta) a Sanjacobo, y le informa de las intenciones de Eduardo. Y así, sin más, pillan el metro en Forks y en media hora se plantan en un pueblo amalfitano de la Toscana y detienen el casi suicidio de Eduardo.

Los Volturi se enteran de que Fea es humana y claro, ellos dicen que lo de ser vegetarianos va a ser que no, pero al final no se la comen bajo la promesa de que Eduardo transforme a Fea en vampiro (por cierto, ojo al mary-sue-ismo: ¡los poderes de ninguno de los vampiros no afectan a Fea para nada!), porque Alice ha tenido una visión. Los Cullen votan por mayoría absoluta que la chica humana se convierta en parte de la familia (la única que se opone es Rosalie; insisto en que esta chica es la única con un poco de sentido común en esta saga), y Eduardo le pone una única condición: que se casen.

Bueno, pues todo esto dura casi dos horas de cinta.

Haría una crítica más detallada (por si no os habéis quedado satisfechos con la sinopsis de arriba), pero tampoco quiero aburriros, y básicamente mi opinión no ha cambiado respecto a la primera entrega. De hecho, hasta diría que esta película, a pesar de contar con más presupuesto, es más mala todavía que la otra. Las escenas de acción del metraje son exactamente las mismas que las del trailer, ni una más ni una menos, así que si queréis ahorraros los 7,80€ de la entrada (!!!), ved el trailer y leed mi sinopsis (o buscadla en la Wikipedia o similares) y seréis más felices.



Comentaris

Ray ha dit…
Amén. Que la gracia de Crepuscle sigui amb voslatres, i amb el vostre esperit.