Salchicha

Querida Salchicha,

Sólo puedo expresarme con propiedad por escrito, cuando de ti se trata, pero este no es el verdadero problema. El verdadero problema está en tu modo de cocción.

Te cocinan con ajo, de modo que te repites, y cuando, tras la ingesta de digestivos (ya sean la tradicional sal de frutas o productos químico-farmacéuticos mucho más sofisticados) parece que ya has sido digerida con éxito, regresas, dejando ese sabor desagradable en la boca.

De todos modos, como producto alimenticio tienes una vida más bien corta: casi te podríamos definir como "de usar y tirar", porque caducas enseguida y se te tiene que consumir rápido antes de que pase la fecha que reza la parte superior del envase. Y es una pena, ya que acompañada con cerveza entras muy bien. Eso sí, la cerveza no ayuda a tu ya de por sí difícil digestión. Ya sabes que yo soy más de embutidos ibéricos.

Un saludo,

Espetec.






Nota de la autora: En efecto, esta entrada pretende emular otra anterior de este blog, Escalopa con patatas, y también es fruto de horas de sueño robadas. Te la dedico; que te aproveche.

Comentaris

Ray ha dit…
Deu ni do lo que fa el no dormir... Jajajaa. Un Petó.

Entrades populars