dissabte, 31 d’octubre de 2009

Perills sobre rodes

El divendres agafo el cotxe per anar a la universitat perquè sinó gairebé no el toco i, ho he de reconèixer, quan em treuen de l'autopista perdo la confiança en els pedals (això vol dir que sóc pèssima a les carreteres amb corves).

Però no és la carretera en si el que em fa por, ni tan sols les meves habilitats al volant: el que em provoca pànic és la flora i fauna que trepitja l'asfalt de les nostres carreteres. Els classificarem en:


GENERALS
  • Transportistes: urbans o no, els transportistes es caracteritzen per 1) tenir vehicles que generalment tenen preferència de pes (des d'autobusos a camions, passant per furgonetes i camionetes); 2) conduir a velocitats sovint reduïdes; i 3) la seva tendència a canviar de jugar a fer carreres entre ells, sense importar-los que darrere seu s'aproximen vehicles, sovint a velocitats més elevades que les seves pròpies. Un conductor expert mai es posarà darrere seu a no ser que no li quedi més remei, sobretot en zones urbanes, ja que tenen l'estranya habilitat d'anar molt lents mentre veus com els carrils dels teus voltants avancen molt més ràpid i creuar en àmbar, de manera que a tu et tocarà aturar-te al semàfor.

URBANS
  • Taxistes: una subespècie dels transportistes, completament infravalorada. Es manifesten constantment reclamant millores a les seves condicions de treball, autovictimitzant-se, però en realitat es creuen els reis de la carretera (els carrers, en aquest cas) i no tenen cap mena de mania a l'hora de fer les maniobres més kafkianes que us pogueu imaginar: creuar tres carrils d'una sola maniobra només perquè han vist un client o simplement perquè els surt de les parts nobles de canviar de direcció. Solen tenir un desconeixement profund sobre l'ús de l'intermitent. Quan van plens, ralenteixen per dos motius: cobrar més als passatgers i putejar els que van darrere.
  • Motoristes: si en féssim una analogia amb el món animal, jo els anomenaria els peixos de la carretera. Com que són petits i ocupen poc espai, els sobra carril no experimenten allò que experimentem els que anem amb cotxe: vigilar de no passar massa a la vora d'altres vehicles (especialment els autobusos, que ocupen un carril i mig per norma general), els perills de topades en aparcar, etc. Aquesta manca d'adrenalina al volant (o manillar, en el seu cas) els empeny irremeiablement a colar-se entre els altres vehicles per encapçalar la cua de sortida dels semàfors o, simplement, avançar els altres, com per dir "mireu, pringats, que nosaltres no ens aturem mai als embussos!". O alguna cosa així.
  • Ciclistes: una cosa així com els cosins germans dels motoristes, amb les diferències bàsiques que no van motoritzats (la majoria, vaja) i que són bipolars: poden anar indiferentment per l'asfalt o per la vorera. Així doncs, no només ens toquen la moral quan conduim, sinó també quan anem a peu! O no us heu trobat mai amb un ciclista que es dedica a fer slalom entre els cotxes, autobusos i altres animals i, de cop, puja a la vorera (i tot per saltar-se un semàfor! Que també n'hi ha que se'ls salten, també, però és un capítol a part) i es dedica a fer sonar aquell timbre tan empipador a tots els vianants perquè estorben, van massa lents! Després hi ha els usuaris del Bicing, els quals, gràcies a la meravellosa gestió de l'"Acsalantíssim Ayuntamén da Barsalona", o bé aparquen sobre la vorera, de manera que redueixen considerablement l'espai per caminar, o bé sobre la carretera, eliminant un carril o places d'aparcament i convertint-se en perills potencials perquè l'espai que els queda per passar i agafar/deixar la bicicleta és molt petit.

NO URBANS
  • Fitipaldis: són aquells que, quan els veus en moviment, saps que els van donar el carnet de conduir a la tòmbola. Desconeixen el conceptes intermitent, límit de velocitat, respecte als senyals, i, en definitiva, normes de circulació. Tenen la fantàstica habilitat de, quan cometen una falta que podria provocar un accident (però que no ha passat per la voluntat d'alguna divinitat o qui sap què) i se'ls ho fa saber, encara tenen la barra de mirar-te malament i dir-te el nom del porc. O directament, culpabilitzen els altres de les seves accions imprudents.
  • Apressats: a aquesta espècie hi pertanyen tots aquells que pensen que els límits de velocitat són una parida i que l'AP-7 és el Circuit de Catalunya. Al seu favor s'ha de dir (perquè tots hem anat una mica per sobre de la velocitat màxima) que a vegades aquest excés és una mena de resposta-protesta als límits excessius (vegeu entrar a Barcelona per la Gran Via a 50 km/h abans de la plaça de les Glòries o alguns trams de les autopistes que surten de la Ciutat Comtal, en les quals la limitació a 80 km/h s'allarga durant ben bé deu o quinze quilòmetres de distància des del límit urbà). Naturalment, tard o d'hora els cau una multa de la DGT per excés de velocitat... Els radars ja les tenen, aquestes coses.
  • Vicentets (en castellà, "domingueros"): són tot el contrari que els apressats. Surten a la carretera per passejar, van a la velocitat mínima permesa i no s'immuten davant de res. No sempre recorden que la normativa viària recomana l'ús dels carrils de més a l'esquerra per fer avançaments, i d'aquí surt la cèlebre frase "l'accel·lerador és el de la dreta!!!", dita per tants altres conductors.


Posaré un parell d'exemples:

Diumenge passat, en una sortida de la Ronda de Dalt, un personatge de l'espècie dels fitipaldis va saltar-se sense cap mena de mirament el "cediu el pas" del carril d'accel·leració de la seva sortida. Resultat: frendada de la Mar (que aquell dia portava dues persones més al cotxe), que va evitar un accident per la part davantera, i per sort no en va provocar cap per la posterior, perquè no venia ningú darrere meu.

O a l'AP-7, mentre avançava un camió a 127 km/h, un conductor francès pertanyent als apressats es va dedicar a pitar-me perquè ell encara volia córrer més! Mai més m'han cridat l'atenció amb la botzina a cap autopista, però sí que he vist emprada la sempre útil tàctica d'enganxar-se al cul del meu cotxe... que em posa dels nervis quan un cotxe se m'enganxa tantíssim, perquè no puc controlar els cotxes de davant.

Algú vol compartir les seves experiències i anècdotes al volant? Perquè n'hi ha com per escriure un llibre! No tan llarg com el de l'Amparo Hurtado sobre Traducción y traductología (Madrid, 2001. 4a ed., 2008. Cátedra. 695 pàgines. ISBN 978-84-376-1941-5), però llarg, al cap i a la fi.

Apunt estúpid: el mode aleatori de l'iTunes m'ha fet descobrir que tinc una carpeta de música friki a l'ordinador (no són coses que s'hagin de confessar en un blog públic, però bé), en la qual hi ha aquest hit dels anys 90.




Recordeu: "si has begut, no condueixis!"
(Em sembla genial la interpretació a llengua de signes de la cançó! :D)


divendres, 30 d’octubre de 2009

Royal 17


Hace un par de años nos llegó este manga de Kayono, revolucionando a su manera el subgénero del shoujo picante, que hasta ahora había dominado la archiconocida Mayu Shinjo. En Royal 17, Kayono toma como punto de partida una niña rica que no está conforme con su vida para crear uno de los shoujos eróticos más aclamados últimamente.


HISTORIA

Rumina es la heredera del imperio financiero Hanaki, una de las familias más ricas de todo Japón. A pesar de tener todo lo que quiera y más, Rumina no es feliz con su vida porque no soporta que todo sea escogido para ella: desde el peinado y el maquillaje hasta el prometido. Un día, harta de todo esto, consigue escapar de su rutina matutina y se pierde por la ciudad. Se detiene a comer en un sitio de comida rápida y justo cuando va a pagar se da cuenta de que no lleva dinero encima, pero por suerte suya aparece un chico de muy buen ver que le paga la comida... ¡A cambio de un beso robado y de sexo!

Pero no se acaba aquí la historia, porque cuando llega a casa ese mismo día, sus padres le revelan que tiene un nuevo guardaespaldas... que no es otro que Allen, el chico de la hamburguesería. A pesar de odiarlo al principio, sin quererlo Rumina empieza a sentir algo por él, cosa que no gusta nada a su prometido.

OPINIÓN

Lo que más llama la atención de esta autora es, sin duda alguna, el dibujo, y las historias tienen un poco más de profundidad que lo que habíamos visto hasta ahora. Sin embargo, creo que esos dos puntos son lo único bueno o destacbale que tiene este manga.

Creo que la temática es original, comparada con muchos otros mangas románticos o pseudoeróticos: la niña rica que no quiere ese tipo de vida, y que se enamora del chico que no le conviene, porque éste tiene un pasado y una misión más allá de proteger a la "princesa" Rumina. Es esta subtrama con el pasado oscuro de Allen lo que hace que la historia no se quede en otro shoujo-shinjada más.

Pero no va más allá de esto: los protagonistas son muy estereotipados, las situaciones picantes las hemos visto una y otra vez en otros mangas... Pero tiene la duración adecuada para que no se haga un manga pesado: de hecho, se hace fácil de leer y es entretenido. Lo mejor, para mí, son las historietas extras, algo más originales que el manga en sí.

No es el mejor manga de Kayono, pero es entretenido y por lo menos tiene un poco más de contenido que "hola, soy el lechero/butanero/vecino del cuarto primera, vamos a follar". Los personajes no me apasionan, porque recaen en el tópico de él -chico malote y salido- y ella -pava que se deja hacer sin protestar-, y creo que los secundarios son más interesantes que los protas, pero eso es cuestión de gustos.

La edición española corre a cargo de Norma, con tres tomos de lectura oriental, a 7,50€ cada uno, y es buena, con el tipo de papel al que nos tiene acostumbrados esta editorial, respetando la edición japonesa.

dijous, 22 d’octubre de 2009

Mis mangas indispensables: 1. Paradise Kiss


No voy a grabar ningún vídeo, por el momento, porque, sinceramente, me da mucha vergüenza xD Eso, dejando de lado que no estoy muy segura de si podría grabar uno con los medios disponibles, y que me expreso mucho mejor por escrito que hablando (aunque me enrollo igualmente).

En cualquier caso, he decidido que voy a apuntarme a esto de las colecciones indispensables de mi biblioteca, o esos mangas que nunca vendería, o como queráis llamarle. La idea es hacer minireseñas que sirvan de introducción al manga y luego explicar por qué es un "must-have" en mis estanterías.

Después de esta breve introducción, vamos con el primer manga de esta sección: ni más ni menos que la primera obra de Ai Yazawa que se publicó en España, Paradise Kiss, de la que hace mucho que debería haber hecho una reseña.

¿De qué va?

En Paradise Kiss conocemos a Yukari Hayasaka, una estudiante del último curso del instituto que prepara los exámenes de acceso a la universidad. Sin comerlo ni beberlo, y tras un encuentro un poco peculiar, Yukari conoce a los chicos del Atelier, un grupo de alumnos del instituto Yazawa que le piden que sea su modelo para un desfile. Ella se niega desde un principio, pero cambia de opinión al conocer a George, el "líder" del grupo, que le abrirá las puertas a un mundo totalmente desconocido para ella.

¿Por qué es imprescindible?

En primer lugar, solo por ser de Ai Yazawa ya merece mi atención: en pocos autores de manga shoujo he encontrado el estilo narrativo de esta mujer, y de momento no he leído nada suyo que me haya decepcionado. Digamos que Yazawa es mi autora fetiche.

En segundo lugar, Paradise Kiss tiene, para mí, un valor más bien sentimental, o algo parecido, básicamente porque significó el descubrimiento de un tipo de manga, tanto a nivel artístico como narrativo, completamente diferente a todo lo que había leído hasta el momento (véase Yoshizumi, Watase, Card Captor Sakura y poca cosa más -y eso que las CLAMP a nivel narrativo también merecen un capítulo aparte-).

También es un manga con el que me siento muy identificada por varias razones: el no saber exactamente qué hacer con tu vida una vez terminado el instituto, la primera relación de pareja, el ganarse la independencia de los padres...

Nunca me cansaría de leer Paradise Kiss. De hecho, cada cierto tiempo devoro los cinco tomos en muy poco tiempo, pero a pesar de saber lo que va a pasar y hasta de acordarme de diálogos de memoria, siempre le encuentro algo distinto con cada nueva lectura, y ese algo lo condiciona mi punto de vista según mi situación en ese momento.

Creo que es un manga que todo el mundo debería leer en algún momento de su vida, especialmente a partir de los 16 o 18 años, porque seguramente encontrará algo más que una simple historia de amor sin más pretensiones. Además, el final es digno de leer, porque sorprende. No digo más.

Aunque sea un manga caro y una publicación de Ivrea, merece la pena. La traducción es buena, en mi opinión; además hay aclaraciones de la traducción como anexo, que siempre está bien. Los tomos son de formato DIN-B5 (más grandes de lo normal, vamos) con sobrecubiertas muy llamativas con tonos metálicos, y se respeta el sentido de lectura oriental (de derecha a izquierda).


Ficha técnica
TítuloParadise Kiss
Autora: Ai Yazawa
Número de tomos: 5
Editorial (en España): Ivrea
Precio: 8,50€

dilluns, 19 d’octubre de 2009

La justicia espanyola

Les ponen nombres bonitos o llamativos, ya sean "caso Millet" o "trama Gürtel" (personalmente no le encuentro el sentido a este préstamo-robo del alemán, aunque ciertamente Correa no es el apellido más comercial ni glamuroso del mundo); los vemos en televisión y en los periódicos, escuchamos las últimas novedades y todo tipo de opiniones en la radio y en los bares: están hasta en la sopa.

La gente se escandaliza: ¿cómo es posible que todos estos señores (con sarcasmo implícito) hayan estado robando delante de nuestras narices y de las de Hacienda? ¿Cómo no se dieron cuenta los auditores de que los números no cuadraban? ¿Por qué nadie dimite, por qué esta gente sigue en la calle? ¿Por qué a Millet solo le han retirado el pasaporte?

Y lo que me pregunto yo: ¿por qué, y más aún con la visión apocalíptica de la crisis que nos están vendiendo desde todos los medios, no nos levantamos todos en armas, salimos a la calle y pedimos que devuelvan todo el dinero robado, público o no?

¿Por qué la justicia española hace que robar y matar sea más fácil que decir libremente que no se está de acuerdo con la supuesta unidad de España que venden algunos partidos, o con la monarquía? Si realmente no es así, por lo menos lo parece. ¿O es que los jueces son arbitros comprados con esos billetes morados tan bonitos?

Sea como sea, han conseguido que pierda la fe en el sistema judicial de este país (que cada uno le sitúe las fronteras geopolíticas donde quiera). Y lo peor de todo, es que se ellos se ríen en nuestra cara.


¿Será verdad que quien ríe el último ríe mejor?


Os dejo con mi imagen de lo que habrá sido la vista con el juez de Millet de esta mañana:



diumenge, 18 d’octubre de 2009

Fushigi Yuugi - Genbu Kaiden


Tras finalizar la historia de Miaka y Yui, muchos fans de la serie original querían saber qué pasaba con las otras dos sacerdotisas, la de Genbu y la de Byakko, que eran mencionadas en el manga. Así que unos diez años después de finalizar la publicación de Fushigi Yuugi, Yuu Watase respondió a las peticiones con esta maravilla de manga, que por ahora está incompleto.


HISTORIA

Es el año 1923. Takiko Okuda es la hija de un famoso escritor, pero odia a su padre porque las ha abandonado a ella y a su madre enferma para documentarse para su próximo libro, una traducción del texto chino "El universo de los Cuatro Dioses". Takiko está enamorada de un estudiante de su padre, pero él tiene 10 años más que ella, está casado y tiene una hija, Suzuno (la futura sacerdotisa de Byakko).

Un buen día, el mismo que Takiko decide declarar su amor no correspondido al estudiante de su padre, este último regresa al pueblo y, en vez de dedicarse a su familia, se encierra en su estudio para escribir. Como si se tratara de una maldición, ese mismo día muere la madre de Takiko, que, enfurecida, intenta destruir el libro ya completo de su padre, pero en vez de conseguir romperlo se ve absorbida por él como por arte de magia, y acto seguido, aparece en una montaña nevada.

Justo delante de sus narices hay una chica encadenada a una roca, que le dice que se vaya si no quiere morir. Takiko, haciendo caso omiso, intenta liberarla, y justo en ese momento son atacadas por unos seres hechos de nieve. La chica encadenada consigue liberarse y finalmente consiguen huir, y se refugian en una taberna. Allí, la chica misteriosa se desmaya por la fiebre y Takiko se mete con ella en la cama para ayudarla a bajar la temperatura, pero cuál es su sorpresa al ver que, de repente, la chica, que tiene un tatuaje en el pecho con el carácter de "mujer", se transforma en un hombre.

Y, aparentemente, no un hombre cualquiera, ya que al descubrirlo los aldeanos todos intentan matarlo, acusándolo del asesinato de mil personas. Resulta que este chico es Uruki, una de las siete estrellas de Genbu, pero consigue huir. Le persigue Tomite, otro chico que reniega de su condición de estrella de Genbu, ya que la leyenda cuenta que cuando una desgracia esté a punto de destruir el país aparecerán la sacerdotisa y las estrellas de Genbu.

Así pues, Takiko, venida de otro mundo y aparentemente la sacerdotisa de Genbu, no es para nada bien recibida, pero al descubrir que convocar al dios Genbu hará que se cumplan tres de sus deseos, se embarca en la aventura de reunir a las siete estrellas y convocar al dios para que devuelva la vida a su madre.


OPINIÓN

La gran diferencia entre Fushigi Yuugi y Genbu Kaiden es, en primer lugar, que la protagonista no es una tonta llorona que se rinde a la mínima de cambio. Por supuesto muchos de los elementos se repiten: es obvio desde el principio que va a haber un triángulo amoroso entre Takiko, Uruki y Tomite (estos dos últimos, además, se odian), y que la búsqueda de las siete estrellas no va a ser nada fácil, pero a diferencia de su predecesora, Genbu Kaiden no se centra tanto en el romance entre la protagonista y su amado, sinó que le da mucha importancia a la trama bélica (sin ser explícita en las batallas entre ejércitos, pero sí entre la estrellas de Genbu y "los malos") y la aventura.

A su vez, las historias de las estrellas de Genbu están, en mi opinión, mucho mejor desarrolladas que las de Suzaku y Seiryuu. De hecho, todo el manga lo está, y no hace falta decir que el dibujo es mucho mejor y hasta más maduro que en 1992 (cosa, por otro lado, normal, ya que Watase ha tenido más de diez años para hacer que su dibujo evolucione).

Actualmente la serie está parada porque Watase estaba dibujando tres series a la vez y no podía con todas, así que decidió parar esta para dedicarse a su yaoi y a su shonen. De momento no se sabe cuando va a retomar FYGK, pero en España se puede disfrutar hasta el tomo 9 de la mano de Glénat, a 7,50€ y con una edición correcta. Creo que la espera merece la pena, si bien espero que no alargue la serie hasta la saciedad como hizo com la Fushigi Yuugi original.

dissabte, 17 d’octubre de 2009

Lectures

Inauguro aquesta secció, tot i que estarà sota la mateixa etiqueta que les crítiques de pel·lícules que he fet fins ara. Us aviso que redactaré les crítiques literàries en la llengua que hagi llegit el llibre, perquè ningú es queixi o em vingui amb allò de "solo escribes en lengua minoritaria" (quina ràbia...).

Els dos últims llibres que he llegit han estat en català: un d'ells, la traducció del Norwegian Wood de Haruki Murakami, i l'altre, Quatre dies de gener, de Jordi Sierra i Fabra.


Tòquio Blues - Norwegian Wood. Haruki Murakami.


Argument

En Toru Watanabe descobreix als 17 anys que "la mort forma part de la vida" quan el seu millor (i únic) amic de l'institut, en Kizuki, es suïcida. Comença a anar a la universitat, lluny de la seva Kobe natal i dels records que hi van lligats, i al cap d'un temps coincideix amb la Naoko, la noia que era la xicota d'en Kizuki a l'institut i que sembla que tingui problemes per expressar-se. Entre ells comença una relació peculiar, que quedat interrompuda de cop quan la Naoko desapareix sense avisar.

Durant el temps que en Toru no sap res de la Naoko, apareix a la vida del primer la Midori, una estudiant de la seva mateixa universitat completament oposada a la Naoko, la qual reapareix mitjançant una carta en què li explica que està internada en un centre per tractar la seva malaltia psicològica.

Opinió

Fa un parell de Sant Jordis, en plena efervescència del "fenòmen Murakami", em van regalar el volum de contes d'aquest autor, El salze cec i la dona adormida, i el vaig anar llegint en un desordre absolut, no del tot convençuda pel seu estil narratiu: en altres paraules, m'agrada com escriu però les seves històries tenen un no sé què de raresa que no m'acaba de convèncer; és com si els faltés alguna cosa, com si l'autor es quedés sense idees a l'hora de resoldre la trama.

Tòquio Blues - Norwegian Wood no m'ha semblat la sopa d'all que aparentava ser veient la propaganda que se li va fer en el seu moment. No és una mala novel·la, la narració no és dolenta (tot i que sí millorable, sobretot en errors normatius que el traductor, professor i exalumne de la meva facultat, hauria d'haver tingut en compte), però tampoc em sembla cap meravella. Es fa repetitiu en alguns moments, sobretot amb les escenes de sexe: no m'importa si el protagonista es masturba ni en quina posició va penetrar la seva parella, si no és perquè això representa un factor que farà que el desenllaç vagi per una banda o per una altra; i en el 98% dels casos, en aquesta novel·la no ho és.

Els personatges són, des del meu punt de vista, curiosos. Tant en Toru com la Naoko són personatges molt introvertits, amb la diferència que ell aconsegueix amotllar-se, a la seva manera, a la societat que l'envolta, mentre que ella acaba internada en un centre de recuperació amb aires de secta (o hauria de ser al revés?), la Residència Ami, perquè desenvolupa uns problemes psicològics incompatibles amb el món real.

La Midori, en canvi, és una noia que diu les coses tal com les pensa al moment que les pensa, sense plantejar-se els problemes que allò li pot portar. A més a més, és l'única dels personatges d'aquesta novel·la que s'encara als cops de la vida i no es deixa vèncer, mentre que tots els altres opten per solucions més fàcils: el suïcidi, amagar-se o deixar-se arrossegar per la corrent. Suposo que per aquest motiu és el meu personatge preferit del llibre.

No acabo d'entendre per què les versions catalana i castellana tenen un títol alternatiu, aquest Tòquio Blues, tot i que un cop llegida la història adquireix sentit. El Norwegian Wood, en canvi, fa referència a una de les moltes cançons dels Beatles que toca la Reiko, la companya d'habitació de la Naoko, i també fugitiva de la realitat a la Residència Ami.

És una novel·la fàcil de llegir i entretinguda, si bé trobo que es podria haver aprofundit en la mica de crítica social que fa l'autor.


Quatre dies de gener. Jordi Sierra i Fabra


Argument

El 22 de gener de 1939 ja no queda cap mena d'autoritat a Barcelona, excepte l'inspector Miquel Mascarell, l'últim policia de la Ciutat Comtal que, contràriament a la immensa majoria, no ha fugit en direcció cap a la frontera. Dos únics motius el retenen a la ciutat: la seva dona, la Quimeta, malalta terminal d'un càncer, i la desaparició de la Mercedes Expósito, filla d'una exprostituta a qui en Mascarell havia detingut un parell de vegades.

En una ciutat desolada, assolada per la misèria i la fam i la desesperació de no saber quan s'acabarà la guerra i tornaran els fills i marits a casa, l'inspector Mascarell té els quatre dies previs a l'entrada dels nacionals a Barcelona per resoldre el seu últim cas.

Opinió

Fins ara només havia llegit una obra d'aquest autor, quan pel Sant Jordi dels meus 16 anys em van regalar A l'altra banda del mirall, i em va atrapar tant que la tarda següent ja me l'havia llegit. Un dia, fent allò que no s'ha de fer quan no tens diners, que és entrar a la Casa del Llibre, el vaig trobar a la secció de destacats i me'l vaig comprar.

Un cop més, la prosa d'aquest autor, senzilla però no descuidada, m'ha enganxat i en només quatre dies (literals, igual que els de la novel·la) he arribat al desenllaç d'aquesta història amb tocs de novel·la negra i fragments reals de textos de l'època.

El retrat de la Barcelona al final de la guerra, si bé encara no contrastat amb la meva àvia (que va viure aquells dies i els que van venir després), em sembla perfectament versemblant, així com també els personatges: qualsevol d'ells podria haver existit en realitat.

Com a novel·la policíaca tampoc és que sigui per tirar coets, però no ens trobem amb situacions rocambolesques ni en Miquel Mascarell és un James Bond; tot al contrari, crec que el que fa especial aquesta obra és que el policia bo ho és de veritat, no perquè ens ho hagin venut així des del principi, sinó perquè el seu deure moral l'obliga a no deixar la seva feina ni la seva dona ni la seva ciutat, i el dolent ho és perquè la seva posició social li ho permet sense haver de donar explicacions, i menys encara en temps de guerra, en què tot s'hi val.

diumenge, 11 d’octubre de 2009

Salchicha

Querida Salchicha,

Sólo puedo expresarme con propiedad por escrito, cuando de ti se trata, pero este no es el verdadero problema. El verdadero problema está en tu modo de cocción.

Te cocinan con ajo, de modo que te repites, y cuando, tras la ingesta de digestivos (ya sean la tradicional sal de frutas o productos químico-farmacéuticos mucho más sofisticados) parece que ya has sido digerida con éxito, regresas, dejando ese sabor desagradable en la boca.

De todos modos, como producto alimenticio tienes una vida más bien corta: casi te podríamos definir como "de usar y tirar", porque caducas enseguida y se te tiene que consumir rápido antes de que pase la fecha que reza la parte superior del envase. Y es una pena, ya que acompañada con cerveza entras muy bien. Eso sí, la cerveza no ayuda a tu ya de por sí difícil digestión. Ya sabes que yo soy más de embutidos ibéricos.

Un saludo,

Espetec.






Nota de la autora: En efecto, esta entrada pretende emular otra anterior de este blog, Escalopa con patatas, y también es fruto de horas de sueño robadas. Te la dedico; que te aproveche.

diumenge, 4 d’octubre de 2009

"Malditos Bastardos" y otras hierbas

Después de meses, por fin ayer fui al cine. También fue la primera vez que veía una película de Tarantino, y debo decir que me sorprendió gratamente, si bien es una ida de olla considerable.

Como ya sabréis si habéis leído la sinopsis, la historia gira entorno a un grupo de soldados judeo-americanos que van a su bola y se dedican a luchar contra los nazis y a matarlos, formando así una guerrilla de resistencia (más o menos...). Paralelamente conocemos la historia de Shoshana, una chica judía que sobrevive a la matanza de su familia en el campo francés. Todo este grupo se acaba juntando en una misión explosiva para acabar con los grandes capos del Tercer Reich.

Como ya he dicho, la película me pareció una ida de olla, pero no por eso dejó de gustarme. De hecho, utópicamente, me pareció interesante la versión ficticia de la venganza de las víctimas hacia el nazismo con esa escena final. Al salir del cine me quedó un sabor de boca distinto a cuando he visto otros films de temática parecida, con las que se te acaba encongiendo el corazón después de ver tanto sufrimiento y tanta crueldad condensadas en dos horas. (Claro que el planteamiento de Tarantino es más como un videojuego que como un retrato del horror de la guerra, tot s'ha de dir).

El tema de la Segunda Guerra Mundial está más que visto y se ha tocado desde todos los ángulos, hasta el punto que uno puede llegar a pensar, antes de entrar en el cine, que "solo es otra película bélica más". Me producen la misma reacción la mayoría de películas españolas ambientadas en la guerra civil o los años de posguerra.

Pero entonces viene el señor Toni Soler y hace una parodia de Hitler y de Franco en Polònia, programa de la televisión autonómica catalana TV3 que desde 2006 hace que cada jueves por la noche una visión caricaturesca de los políticos españoles y otras personalidades se metan en nuestras casas. Y, como no podía ser de otra manera, esta parodia despierta todo tipo de reacciones.

Pilar Rahola, entre otros, criticó a Soler que estaba banalizando la figura de un "asesino de masas que humilló y masacró a millones de personas", algo que ya se le había reprochado al hacer aparecer a Franco como un "viejito carismático", ya en temporadas anteriores del programa.

En cambio, la escritora Najat El Hachmi aplaudía el gag diciendo que gracias a Polònia había podido dar a conocer, no solo a los políticos, sino también a personajes como los ya mencionades dictadores, a sus hijos.

Como sea, la polémica está servida. Lo mejor del caso es que parece que nadie se indigna porque en el cine cada año haya por lo menos una película con SS, cruces gamadas y saludos fascistas, ni por las que hacen referencia a la dictadura franquista (en cambio casi no se habla de Mussolini, por decir otro de la misma quinta; o, por lo menos, si existen, no nos llegan, que yo sepa). Nadie se indigna, aparentemente, por los documentales con imágenes reales y escalofriantes de campos de concentración, ni por exposiciones fotográficas, ni porque los campos de concentración se puedan visitar como atracción turística.

Es evidente que un tema como este no se puede tratar a la ligera, ya que todavía nos pesa la herencia dejada por estos "señores" (entre comillas, porque personalmente creo que no merecen ningún tipo de respeto). Creo que la postura alemana de "si no se habla de ello es como si no hubiera existido" es errónea: si no se habla de ello, ¿cómo van a conocerlo las generaciones venideras? ¿Cómo se puede evitar que tales atrocidades se repitan, si no se toca el tema?

Os dejo con el gag para que lo juzguéis vosotros mismos. (Si alguien necesita una traducción, solo hace falta pedirla ^^)

Twitter Goodreads