dilluns, 28 de setembre de 2009

Cappuccino


Hace ya unos años que Wataru Yoshizumi se introdujo en el mundo del josei, es decir, manga destinado a mujeres jóvenes que trata temas un poco más serios, o simplemente los enfoca desde una perspectiva más adulta, menos idealista. Uno de los mangas más esperados de esta autora es Cappuccino, y lo que ha generado tanta expectativa es la última frase del primer capítulo: nunca me imaginé que Sousuke sería capaz de traicionarme.


HISTORIA

Ari y Sousuke empezaron a salir durante sus estudios universitarios, y hace cuatro años que son pareja, pero debido a sus horarios y sus respectivos trabajos, apenas se ven, así que deciden irse a vivir juntos. El único problema es que para ello no se han casado, y esto es algo que la familia de ella no ve con buenos ojos. Sin embargo, una vez conseguida la aceptación del padre de Ari, los dos empiezan su vida juntos.

Todo va bien hasta que al cabo de unos meses Ari siente que han caído en una rutina. Además, se da cuenta de que Sousuke apenas colabora en las tareas domésticas y que es ella quien más se preocupa por la relación y por todo, en definitiva.

La sospecha de que Sousuke se está viendo con otra mujer nace el día en que, paseando por la calle, se cruzan con una alumna del instituto en el que trabaja Sousuke, y tanto él como la chica tienen una reacción algo tensa. Ari se da cuenta de que ahí pasa algo, y además Sousuke empieza a poner excusas para llegar más tarde a casa y desconecta el teléfono.

Y es que resulta que esta alumna se ha enamorado de su profesor y le pide que salga con ella una única vez para olvidarse de él. Sousuke accede, ya que no quiere ser el responsable del fracaso en los exámenes de su alumna. Después de esta única cita, profesor y alumna pierden el contacto hasta que al cabo de unos meses se encuentran por casualidad y comen juntos. Es entonces cuando la chica le confiesa que sigue enamorada de él.



OPINIÓN

Yoshizumi ha creado una historia culebrónica de las suyas con un tinte adulto y un dibujo madurado. Como ya nos demostró en Random Walk, no todo lo que reluce es oro, y no todas las parejas aparentemente perfectas son tan felices como parece desde fuera.

Además, con este manga la autora critica la sociedad japonesa, que no ve bien que una pareja viva junta y haga planes de futuro sin pasar primero por el altar (o, más bien dicho, simplemente firmar un papel que confirme la unión legal de dos personas), y a su vez retrata (no sabría decir si también la critica o denuncia) la actitud de algunas mujeres hacia el matrimonio.

Ari es una chica normal y corriente, no vive obsesionada con la idea de casarse, aunque sí le gustaría porque está perdidamente enamorada de su chico. A pesar de que dice que no le importaría, una vez casada, dejar el trabajo para ser ama de casa y cuidar de los hijos, no acaba de estar conforme con el hecho de ver que si Sousuke se pasa el día solo en casa tenga que ser Ari quien prepare la cena y el baño.

La verdad es que la historia hace pensar un poco, y creo que merece la pena hacer un poco de reflexión al ver las actitudes de los tres protagonistas: Ari, la chica reservada que se desvive por su hombre, que la acaba decepcionando; Sousuke, que a pesar de querer mucho a Ari no sabe cómo evitar a su alumna; y ésta última, que con lloros y chantajes emocionales consigue lo que quiere.

El manga está terminado con un total de 8 capítulos, y se puede leer por scans (yo lo leí en MangaFox, aunque no lo tienen terminado. EDIT: Acabo de mirarlo y ya llevan hasta el capítulo 7). Me tiene intrigada cómo va a terminar el manga, ya que justo al final del capítulo 5 suceden cosas que podrían tener unas conseqüencias u otras en función de cómo actúen los personajes, y no sé qué esperarme. Ojalá la autora nos sorprenda.

Twitter Goodreads