dissabte, 4 de juliol de 2009

Best-sellers en masa

Acabo de leer el blog de mi amigo Kevin, en el cual critica que el éxito de la saga Millenium, del difunto autor sueco Stieg Larsson, viene acompañada de una campaña de marketing sin la cual probablemente no se habría convertido en un best-seller, además de un largometraje.

Yo, personalmente, soy bastante poco propensa a leer los best-sellers más recientes, por un motivo un tanto extraño: como más gente lee un libro, como más fama adquiere, menos ganas tengo de leerlo.

Tengo una especial aversión hacia las sagas, véase cosas al estilo Crepúsculo o la ya mencionada Millenium. No me encuentro en posición de criticarlas porque no las he leído, pero el hecho de reciclar los personajes de una novela para una secuela no me convence, más bien me hace pensar en una posible pobreza de recurosos del autor. O peor aún: falta de ideas. ¿Qué más ha escrito J.K. Rowling, la millonaria autora de los siete libros de Harry Potter desde que se acabaron las aventuras del "niño que vivió"?

En su blog, Kevin también menciona los lectores de estos libros que surgen gracias a las adaptaciones cinematográficas. Me declaro culpable de haber empezado a leer y de poseer toda la saga de Harry Potter por culpa de la primera película (dejando de lado que era la lectura de moda, motivo por el cual me compré los cuatro primeros libros de golpe). También puedo confesar con vergüenza absoluta que estuve a punto de hacer lo mismo con los tres primeros libros de la saga de Crepúsculo la primera vez que estuve en Londres, ya que si comprabas tres solo pagabas dos y lo vendían como lo más en literatura fantástica. Motivos claramente de peso, lo sé. Pero sí es cierto que por aquel entonces me metí en foros y blogs varios con las opiniones más variopintas, y acabé viendo la película, como bien sabéis. Y no contenta con eso, descubrí una web de donde se pueden descargar libros en archivos pdf.

El caso es que una adaptación cinematográfica de cualquier cosa inevitablemente despierta las posibles reacciones de:
a) "Me leo el libro, luego veo la película y así comparo".
b) "He visto la película, me he quedado con ganas de más; voy a comprar el libro".
c) "He visto la película porque ya había leído el libro, me gustó y tengo la vana esperanza de que no lo destrozarán como hacen con el 99% de las adaptaciones al cine de libros".
d) "Solo he visto la película pero me creo con todo el derecho del mundo a criticar tanto a la madre como al hijo".

En cualquier caso, es inevitable que el título esté en boca de todos durante un tiempo y que las ventas crezcan significativamente. Tengo mis serias dudas de que un porcentaje más o menos elevado de estos productos lleguen a convertirse en algo más que eso, meros productos para el consumo rápido y facil de olvidar.

Si salimos de productos puramente comerciales con fecha de caducidad, podemos centrarnos en estos libros "para adultos" que ganan el Premio Planeta y esas cosas. Concretamente, hablaré de Carlos Ruiz-Zafón, de quien no tenía intención de leer nada por eso mismo que ya he dicho antes: la masificación de sus lectores. Cuando de repente un autor se vuelve tan popular que todo el mundo habla de su última obra y, peor, solo dice cosas buenas, desconfiada como soy por naturaleza, me vienen dudas sobre su calidad real.

Por suerte para mí, en mi casa entra una cifra considerable de libros por año, y entre mis amistades hay ávidos lectores, de cuyo criterio me fío más que del de un crítico literario. De hecho, es gracias a ellos que tengo La sombra del viento en la estantería, esperando a que termine la segunda entrega de Canción de hielo y fuego, de George R.R. Martin. Esta saga la estoy leyendo por una recomendación y, aunque la empecé con miedo porque el género fantástico y yo no nos llevamos especialmente bien gracias al señor Tolkien y las 120 primeras páginas de La comunidad del anillo, me ha sorprendido gratamente.

Así pues, la única conclusión a la que he llegado después de toda esta verborrea es que con los libros, igual que con todo, no se puede ir con prejuicios y la mente cerrada, sinó que hay que ir probando y decidir que es lo que te gusta y lo que no, indiferentemente de las modas y las opiniones generales.

3 consultes:

Ray ha dit...

Completament d'acord... i sí, la saga de Canción de hielo y fuego és una barbaritat. De la mateixa manera ke altres sagues tenen més popularitat a trváes de pel.licules i adaptacions ke pel propi valor de la novela en sí.
Petons

Laura rus ha dit...

Com el Ray, també hi estic d'acord, amb tot el que dius. I ho sento, però no estic gaire inspirada per dir gaire res més.

M'hauran de pagar al final, però de veritat que et recomano que llegeixis "El Imperio", de Kapuscinski! ^^

Oh, i, per cert, un layout molt bonic, el blog. ;)

Paraula de confirmació: uncus

Un petó!

Martí ha dit...

L'avantatge d'aquests llibres, que acostumen a ser molt gruixuts, és que donen molta escalfor a l'hivern... i els autors també.

Twitter Goodreads