dijous, 28 de maig de 2009

Magic Knight Rayearth


Con motivo de la reciente re-publicación en España de este fantástico manga, revivo el blog con su reseña. Sin embargo, puede los nombres que utilice que no coincidan con los de la traducción de Norma, ya que yo leí la primera parte gracias a la publicación de Planeta de hace casi diez años, y la verdad es que los nombres de los personajes varían ortográficamente en función de la traducción de cada editorial de cada país... Espero que igualmente se entienda.


HISTORIA

Hikaru, Umi y Fuu son tres chicas de institutos privados de élite que coinciden en una salida a la Torre de Tokyo. De repente, las tres oyen la llamada de una tal princesa Esmeralda que pide a las luchadoras legendarias que salven su mundo y tras un flash de luz cegadora se encuentran cayendo en dirección al mar.

Por suerte las salva de la caída un pez volador gigante, que las transporta a tierra firme y allí conocen al Gurú Cleff. El mago, después de una primera toma de contacto algo accidentada, les revela que han sido llamadas para luchar por Cephiro y rescatar a la princesa Esmeralda, y hasta que no terminen su misión no podrán volver a la Tierra.

Resulta que la princesa Esmeralda es el pilar de Cephiro y mantiene el planeta en paz y equilibro gracias a sus plegarias. Las chicas finalmente aceptan su misión y Cleff empieza a transmitirles conocimientos de magia cuando son atacados por Alcione, una bruja al servicio de Zagato, el malvado mago que tiene secuestrada a la princesa Esmeralda. Cleff manda las chicas a buscar la ayuda de Presea, la maestra de armas, acompañadas de Mokona, un bicho blanco y blandito con una estrella roja en la frente y que solo sabe decir "puu".

Así empieza la aventura de las luchadoras legendarias en su misión para salvar Cephiro y volver a la Tierra, pero no todo es lo que parece...

OPINIÓN

¿Qué puedo decir de mi manga favorito de las CLAMP? Esta es la primera obra de este cuarteto de autoras en la que incorporan el concepto de las magical girls, chicas-colegialas con poderes mágicos que luchan contra las fuerzas del mal, y lo mezclan con mechas (robots) y todos los elementos necesarios para crear una historia aparentemente infantil pero que acaba... como acaba (para no generar spoilers).

Para mí, Magic Knight Rayearth es uno de los mejores mangas de magical girls que se ha dibujado, junto a otras series míticas como Sailor Moon, de Naoko Takeuchi, o Card Captor Sakura, de las mismas autoras.

Al principio puede parecer un manga de niñas que de repente adquieren poderes así de la nada, típico y tópico solo que con el espectacular dibujo de Mokona Apapa, pero las apariencias engañan. Sin embargo, no es hasta el final de la serie que nos damos cuenta de cómo está todo entrelazado y que ni los buenos son tan buenos ni los malos, tan malos.

Sinceramente, no sé como seguir haciendo esta reseña e incluir la segunda parte sin dar todos los spoilers, pero digamos que en la segunda parte, además de deleitarnos con más aventuras de Hikaru, Umi y Fuu, se atan todos los cabos que habían quedado sueltos en la primera parte.



Conocí esta serie después de leer los mangas de Sailor Moon y Card Captor Sakura, y buscando en internet información sobre esta última me topé con estas tres chicas de casualidad, y resultó que el anime era muy popular en Latinoamérica y en Estados Unidos. Así que, recién llegada al mundo del manga, me fui para la Norma Comics (antaño mi santuario) pero me dijeron que el manga estaba agotado. La búsqueda finalmente dio su fruto, pero tardé unos dos años en completar toda la colección. De hecho, la segunda parte la compré en Estados Unidos porque de la edición de Planeta sólo encontré el medio-tomo 1.

Y es que la primera edición de este fantástico manga en España la hizo Planeta con esos no tan fantásticos 6 medios-tomos que en su momento costaban alrededor de 600 pesetas (creo que ahora serían unos 3,60€). Las portadas de la primera parte solo se mantenían fieles a la original japonesa en los tomos impares (1, 3 y 5), y en el caso de la segunda parte no lo sé porque no las llegué a ver.

Sobre la edición de Norma no puedo decir nada, la verdad, por motivos puramente geográficos, aunque una cosa es segura: estará en mi estantería cuando vuelva a casa.

Recomiendo este manga a todos los fans de CLAMP y a los que crean que los shojos de magical girls son solo niñas tontas corriendo de un lado para otro con faldas cortas y lazos rosa. Un manga indispensable para todo fan del género shojo y una gran opción para quien esté cansado de cursiladas.

Twitter Goodreads