dilluns, 12 de gener de 2009

Full moon wo sagashite



Después de Kamikaze Kaitou Jeanne, por ahora se puede considerar Full Moon wo Sagashite la obra cumbre de Arina Tanemura. La autora sigue deleitándonos con su fórmula de chica rodeada de elementos mágicos y de chicos guapos en esta obra que también toca el tema de las idols y la música en general.

HISTORIA

Mitsuki es una niña de 12 años que sueña con ser cantante. El único obstáculo para ello es su cáncer de garganta, que le impide cantar. Además, su abuela odia la música por culpa del padre de Mitsuki, y como es ella quien está al cargo de la niña, la regaña cada vez que canta y le prohibe salir de casa más de lo estrictamente necesario.

Así es como Mitsuki ve frustrado su plan de presentarse a un casting de nuevas promesas musicales. Por suerte para ella, en ese momento aparecen de la nada dos personajes muy extraños: él tiene orejas de gato, y ella va de coneja. Los tipos se ponen a hablar de Mitsuki delante de sus narices, y les da un ataque cuando se dan cuenta de que ella les puede ver y oir. Se presentan como Takuto y Meroko, el Dúo Negi Ramen (en el original japonés; viene a significar algo como "fideos con sopa"), con lo que a Mitsuki le entra la risa porque se cree que son un dúo cómico.

Sin embargo, Takuto y Meroko son shinigami, dioses de la muerte (o ayudantes, en este caso), y le cuentan a Mitsuki que su misión es llevar su alma al más allá, aunque aún le queda un año de vida. Mitsuki ya era consciente de que podía morir, aunque afirma que no le tiene miedo a la muerte, sino a no poder cantar para cumplir su promesa al chico que le gustaba: Eichii.

Al ver su determinación, Takuto (con la oposición de Meroko) le propone un trato: le va a dar parte de su poder para que su cuerpo crezca y se convierta en una chica de 16 años, y así pueda convertirse en una idol y hacer llegar su canción a Eichii. Mitsuki acepta sin pensarlo, aun sabiendo que esto va a acortar el poco tiempo que le queda por vivir.

Gracias a la ayuda de los shinigami, Mitsuki se convierte en una idol y pronto llega a ser muy famosa, pero no sin varios obstáculos en el camino, enredos amorosos y el descubrimento de algunos secretos. Pero lo más duro de todo para ella será descubrir qué ha sido de Eichii durante estos últimos cuatro años...


OPINIÓN

No voy a negar que esta es la obra más "oscura" de Arina Tanemura que he leído hasta ahora, en el sentido que se trata mucho el tema de la muerte, aunque tampoco estamos ante un manga tan duro como Deep Love. Pero después de leer sus obras anteriores sí que notamos una evolución en la temática, así como en el dibujo.

Tanemura tiene un estilo narrativo un tanto peculiar, en mi opinión: en medio de una escena de tensión te mete algún personaje en SD o algún chiste que lo hace parecer todo un poco más light; o a veces hace giros argumentales que te rompen un poco los esquemas.

A pesar de ello, sabe mantener el estilo shoujo, con esos momentos románticos, triángulos, cuartetos, lo que haga falta, todo acompañado de unos ojos XXL, unas proporciones corporales un tanto exageradas y unos peinados imposibles pero que consiguen volar en el viento, siempre cargado de pétalos de flores. Y magia, muchos elementos mágicos. Y chicos guapos y buenos para todo.

Le encuentro un defecto a todas sus obras: el cliché de personaje con pasado oscuro está muy gastado, y en este manga no es uno, sino varios personajes, los que están cortados por este patrón. Estaba bien en Kamikaze Kaitou Jeanne, y en Full Moon wo Sagashite tiene su explicación, pero creo que hay otras formas de crear personajes.

Hay quien considera esta obra como la mejor de Arina Tanemura, y les doy la razón, aunque al principio me costó un poco empezarla, como también me pasó con Kamikaze Kaitou Jeanne, y no me enganchó tanto como esta última (supongo que son cosas de la edad...). Pero reconozco que disfruté leyéndola y sufrí en los momentos que tocaba sufrir. Creo que es una buena obra como puente entre obras más dulces sobre chicas con poderes y mangas más "maduros", y también lo es si te gusta el subgénero de shoujo fantástico.

El manga de Full Moon wo Sagashite se publicó en España de la mano de Glénat, que respetó la edición original japonesa de 7 tomos y el sentido de lectura oriental. También hay un anime, de 52 capítulos, cuya banda sonora tuvo bastante éxito por sus canciones pegadizas.

Twitter Goodreads