divendres, 9 de gener de 2009

Chobits


Las CLAMP han tocado todo tipo de géneros en sus obras: desde comedias más ligeras, como CLAMP Club de Detectives, pasando por las magical girls con Card Captor Sakura y Magic Knight Rayearth, hasta dramas intensos y oscuros, por ejemplo X/1999 0 RG Veda. Pero el denominador común de las historias de este cuarteto de artistas es el amor, y Chobits no es una excepción.


HISTORIA

En un futuro no muy lejano, la tecnología ha llegado a un punto evolutivo tan elevado que la humanidad se ha vuelto prácticamente dependiente de ella. En todas las casas hay por lo menos un ordenador, o más bien dicho un perso-com: un ordenador con forma humana.

Sin embargo, Hideki es la excepción que confirma la regla. Él es un chico de unos 19 años que ha llegado a la ciudad desde su pueblo para prepararse para la universidad, y vive solo en un apartamento pequeño. A pesar de querer tener un perso-com para él, Hideki tiene dos problemas: no tiene suficiente dinero para comprarse uno, y además no entiende nada de ordenadores.

La suerte de Hideki cambia una noche cuando, volviendo del trabajo, se encuentra un perso-com muy mono en la basura, y decide llevárselo a casa. Una vez allí lo intenta encender, sin éxito, hasta que, al cabo de cuatro horas, descubre que el botón de encendido está en un lugar un poco comprometido. Y así despierta la perso-com rubia y de mirada inocente que solo sabe decir "chii", adoptando de ahí su nombre.

Con la ayuda de su amigo Shinbo y de Minoru, un niño superdotado y genio de los ordenadores, llegan a la conclusión de que Chii no tiene un sistema operativo instalado, con lo cual, si fuera un perso-com normal no podría funcionar. ¿Podría ser Chii un "Chobit"? Según la leyenda urbana, los "Chobits" son perso-coms que pueden funcionar sin sistema operativo.

Mientras no lo descubran, Hideki se encarga de enseñar a Chii a comportarse como una persona, porque no se puede permitir comprar un sistema operativo, y parece que no hay ninguno compatible. Así pues, Chii aprende a hablar, a vestirse, a leer... Hasta el punto que, al ver todos los esfuerzos que hace Hideki por ella, decide compensarlo llevando un sueldo más a casa, y por este motivo se pone a trabajar.

A pesar de las muchas situaciones cómicas que provocan las actitudes de Hideki y Chii, también hay un espacio para el drama en este manga. Conoceremos a varios personajes secundarios, que tienen algún tipo de relación no del todo feliz con los ordenadores. Por un lado están las mujeres que despiertan las hormonas de Hideki: Yumi, su compañera del trabajo en la taberna; la profesora de la academia; la señorita Hibiki, la casera de Hideki... Y los ya mencionados Shinbo y Minoru, y el señor Ueki, jefe de Chii cuando esta trabaja en su pastelería.

Poco a poco, Chii irá tomando consciencia de sus sentimientos hacia Hideki, sobre todo gracias a la lectura de unos cuentos ilustrados que hablan de encontrar "ese alguien" que es para ella, pero, como es habitual en las CLAMP, hasta el final de toda la historia no conseguimos entender exactamente el significado oculto tras estas palabras.


OPINIÓN

Chobits empieza siendo un manga con muchos toques ecchi (eróticos y picantes, sin llegar a ser explícitos como el hentai), empezando ya desde el primer capítulo con la situación del botón de encendido de Chii o cuando la dulce perso-com acaba trabajando en un peep-show. Gradualmente adquiere un tono un poco más dramático, especialmente desde que Chii lee los cuentos.

No estamos hablando de un tipo de drama como el de RG Veda o Tokyo Babylon, más oscuro y relacionado con muertes y estas cosas; el drama de Chobits es más psicológico, e invita a reflexionar sobre las relaciones humanas y la creciente dependencia de la tecnología informática de la humanidad.

Esta obra tiene momentos muy tiernos, y llegas a olvidar que Chii es un ordenador por su actitud de niño pequeño e inocente que descubre el mundo poco a poco. Quizá la parte de los cuentos sea demasiado filosófica y puede cansar, porque no es hasta el final de todo que cobra sentido.

El arte de este manga viene de la mano de Mokona Apapa, aunque se nota la evolución hacia un dibujo un poco más simple, más shonen, por decirlo de alguna manera, respecto a sus obras más antiguas. Casi no hay tramas, juegan mucho con el blanco y negro como únicos colores, sin matices de gris. Las portadas y portadillas también son un poco más simples que a las que estábamos acostumbrados, usando tonos pasteles y planos, como podéis ver en la imagen de arriba, aunque en algunas imágenes especiales (portadas e imágenes para regalos de la revista o para el artbook) vuelven a su estilo habitual, con más colores, etc.

Personalmente, a nivel de historia no es de los mangas que más me han gustado de CLAMP, porque me va más el drama oscuro, pero reconozco que disfruté mucho leyendo Chobits. La historia es dulce y tierna, y acabas enamorándote de Chii y de su inocencia. Además, el dibujo es muy sencillo y no se hace para nada cargado; al contrario, va muy acorde con la personalidad de la protagonista.

Además de la historia principal, la relación de Chii y Hideki, los secundarios también tienen su importancia: no son simples personajes de relleno, y llegamos a conocer sus historias, aunque sin muchos detalles.

Chobits se le criticó en su momento que todos los ordenadores tuvieran forma de chica y que en ningún momento aparezcan perso-coms masculinos, aunque se los mencione. Supongo que, siendo un manga más enfocado a un público masculino por sus escenas ecchi, es más o menos normal, aunque sí que se echan de menos un par de tíos wenos de esos que han dibujado siempre las CLAMP.

Creo que Chobits es una lectura casi oblidaga por ser un manga de las CLAMP, aunque insisito que no me parece uno de los mejores. No llega al nivel de obra maestra, pero es una lectura entretenida, fácil y que mantiene el estilo narrativo de las CLAMP intacto hasta la última viñeta, atando todos los cabos sueltos, que no parecían estar relacionados en un principio. Además, tiene a su favor el arte fresco y el estilo novedoso, más shonen, que adoptaron las autoras después de la ya clásica Card Captor Sakura.

En España, el manga lo publicó Norma, respetando la edición japonesa de 8 tomos con sentido de lectura oriental (de derecha a izquierda). El precio es de 8€. También está disponible en español el anime, de la mano de Jonu Media.

Twitter Goodreads