dimecres, 28 de gener de 2009

GALS


A partir de la expansión a finales de los años 90 y principios de siglo XXI de la tribu urbana de las gals, chicas que viven por y para las últimas tendencias, Mihona Fujii creó un manga lleno de humor, sentimientos, uñas postizas y mechas rojas. Y nada de esto habría sido posible sin Ran Kotobuki, la autodenominada Reina de Shibuya.

HISTORIA

Ran Kotobuki es la segunda hija de una familia de policías: su padre, su madre, sus abuelos antes que ella, su hermano mayor... Y parece que su destino va por ese mismo camino, pero ella se niega a seguir con la tradición familiar: ella es una kogal y su filosofía es que la vida es para disfrutarla al máximo.

Ran se autodenomina la Reina de Shibuya, y de hecho es una de las gals más conocidas y temidas de este barrio tokyota, justamente por pasearse por él como si le perteneciera, además de encargarse a su peculiar modo de la justicia del barrio (aunque más de una vez termine en la oficina de policía donde trabaja su hermano mayor, Yamato).

La acompañan sus mejores amigas, Miyu, una ex-pandillera reformada y novia de Yamato, y Aya, que había salido con hombres mayores por dinero porque sus padres son muy estrictos. Y como en todo buen shoujo, aparecen todo de tíos buenorros: Rei Otohata, considerado el chico más guapo por las kogals; Yuya Asou, el "número 2"; o Tatsuki, el único que conseguirá robarle el corazón a Rancita.

También tenemos a LA rival de Ran: Mami, la también autodenominada Reina de Ikebukuro, otro barrio de Tokyo. Cada vez que se encuentra con Ran terminan peleando o competiendo porque ambas se consideran "la mejor gal de todo Japón".

La familia de Ran tiene un papel bastante destacado, sobre todo su padre, que inventa formas a cuál más original para conseguir que Ran haga el examen de ingreso al cuerpo de policía: desde intercambios económicos a persecuciones en bicicleta y disfraces. También está Sayo, su hermana pequeña, que la imita en todo lo posible para ser una gal, aunque tiene muy claro que ella sí va a ser policía. Sayo y sus amigos a menudo siguen al grupo de Ran jugando a ser detectives. Las actividades de ambas hermanas traen de cabeza al pobre Yamato, que hace poco que trabaja en la oficina de policía de Shibuya y le toca patrullar por sus calles y cuidar de sus hermanitas.

La historia propiamente dicha no es otra que relatar las aventuras y desventuras de Ran y sus amigos, por Shibuya, en el instituto, cuando van de vacaciones... Todo esto en grandes dosis de humor y cargado de romance.


OPINIÓN

GALS! es un manga que nunca me canso de leer, porque es episódico, a pesar de seguir un cierto hilo argumental. Por episódico me refiero a que cada capítulo es relativamente independiente de los demás, y narra una aventura diferente, por decirlo de alguna manera. Esto me gusta porque hay mangas que se alargan hasta el día del juicio final, todo para llegar al final y que los protagonistas acaben juntos y se casen, como era obvio, y tú te preguntes: ¿y para esto eran necesarios 43 tomos?

Si nos hemos de guiar por su humor, llegamos a la conclusión de que Mihona Fujii, la autora, ¡está loca! En cada capítulo consigue hacerte reír con las tonterías de los protagonistas: las luchas de Ran y Mami o las conversaciones de Ran con su tutor, el profesor Nakanishi, alias "el Naka", entre muchas otras situaciones.

El argumento, como ya he dicho, es relatar la vida de este grupo de gente, y que las gals se paseen por las viñetas con modelitos ultrafashion que a más de una le gustaría tener en su armario.

De hecho, en España (no sé si en otros países también), el manga despertó la fiebre de las gals, y desde hace unos cuatro o cinco años hay chicas españolas que siguen este estilo. ¡Hasta en el Salón del Manga de Barcelona he visto "quedadas de gals"!

Recomiendo mucho este manga, sobre todo a aquella gente que busque entretenerse y pasar un buen rato, y cerrar el tomo con una sonrisa en los labios y sensación de buen rollo. No esperéis de GALS! la madurez de Nana u otros mangas por el estilo, aunque sí que se hace un poco de reflexión en las relaciones de amistad, de las primeras parejas, del sentido de justicia o de dignidad, etc.

En España, el manga lo editó Glénat, respetando los 10 tomos originales (y juraría que el sentido de lectura es oriental, pero no los tengo conmigo para comprobarlo), y se venden a 7,20€. Jonu Media nos trajo el anime, que es bastante fiel al manga (aunque el doblaje, para mí, es horrible, pero los doblajes de Jonu los dejo para otra entrada).

dilluns, 26 de gener de 2009

Enveja... sana? / Cròniques Erasmus -- Capítol 4,5

El tema d'avui tocava, perquè sí; simplement tocava.

Hi ha una cosa que trobo molt a faltar estant d'Erasmus: el Cor Jove. Només fa dos anys que hi canto però s'ha arrelat tant a la meva vida, i hi he conegut tanta; tots i cadascun d'ells m'han aportat alguna cosa nova, fins i tot aquells que ja coneixia d'abans. Alguns els considero molt especials, els considero els meus millors amics, i m'agradaria que fos així sempre.

Quan vaig arribar a Saarbrücken, de les primeres coses que vaig fer va ser buscar una coral, o com a mínim una escola de música on pogués fer classes de cant, o qualsevol cosa per l'estil. A més a més, és un fet que en un país com Alemanya la música clàssica, i per tant també la música coral, es valora, respecta i practica de manera relativament majoritària (no com a la vella, bruta i dissortada pàtria).

Em vaig decantar pel Cor de la Universitat (Chor des UdS), bàsicament perquè em faltaven crèdits per arribar al mínim de 30 que he de cursar per semestre. A més, vaig pensar, així puc conèixer estudiants i practicar alemany. Em va decebre bastant descobrir que el cor està format en gran part per senyores d'una mitjana d'edat que ronda els quaranta-llargs, i que estudiants pròpiament dits n'hi ha més aviat pocs (però n'hi ha!).

I és clar, la nena està mal acostumada, venint del Cor Vivaldi, una raresa en el panorama musical espanyol, i del Cor Jove de l'Orfeó Català, que vulguis o no, té nivell, doncs el Chor des Uds deixa molt que desitjar... De fet, a alguns ja us ho he explicat, la meva prova de veu va ser lleugerament decebedora: el director ens va agafar a les cinc contralts "de nou ingrés" i ens va fer vocalitzar juntes. Una de les noies no agafava el to ni a la de tres, i ens va fer cantar individualment per veure com sonàvem (i si alguna més cantava quatre tons per sota). I sé que sona prepotent dir que les altres quatre semblaven sortides d'un cor infantil mediocrillo, i que el director em va preguntar si jo feia cant professionalment...

Però no és un cas aïllat d'aquesta noia: la corda de tenors, composta per uns 12 homes, sona com si els estessin pessigant les parts nobles; les sopranos estan escanyades; a totes les cordes sents veus individuals (i a mi, personalment, em costa acoplar la meva amb la resta)...

El director no crida mai ni fot bronca ni res per l'estil. Per favor! És alemany! La veritat és que en aquest sentit estic contenta, perquè diu les coses bé; però l'assaig es pot fer soporífer quan, com sembla que fan tots els directors de cor, es centra en una sola corda durant un quart d'hora, o pitjor: dedica tota una hora d'assaig a un sol número, de manera que el dinamisme se'n va a pastar fang.

I suposo que això em passa perquè sóc estrangera i per la diferència d'edat, però no em sento partícip del col·lectiu del Cor. De fet, i insisteixo que això és perquè per a ells sóc estrangera, em sento observada, i més d'una vegada m'he sentit temptada de preguntar-los si sóc la primera morena amb ulls foscos que han vist en les seves vides. Però no és plan de ser (més) borde...

A tot això només em falta que aquesta setmana tothom del Cor Jove està fent referència al concert que van fer amb el Harry Christophers i la seva orquestra barroca el cap de setmana passat. Veure totes aquestes fotos, llegir els seus escrits... I el fet de pensar que l'any passat ens vam menjar les cantates del Centenari del Palau de la Música amb patates i que una mica més i deixo el Cor Jove per culpa de les Estampes per a 18 muses del senyor Feliu Gasull Altisent... Tot això desperta el meu costat fosc i fa que neixi dins meu una mena d'enveja, no necessàriament sana (perquè, sincerament, mai he entès on és la salut en l'enveja).

Tot i així, m'agrada pensar que per als propers quatre o cinc anys de Cor Jove que em queden vindran nous projectes la mar d'interessants i motivants, que faran que el malestar provocat pel papatong quedi en una mera anècdota.

dilluns, 12 de gener de 2009

Full moon wo sagashite



Después de Kamikaze Kaitou Jeanne, por ahora se puede considerar Full Moon wo Sagashite la obra cumbre de Arina Tanemura. La autora sigue deleitándonos con su fórmula de chica rodeada de elementos mágicos y de chicos guapos en esta obra que también toca el tema de las idols y la música en general.

HISTORIA

Mitsuki es una niña de 12 años que sueña con ser cantante. El único obstáculo para ello es su cáncer de garganta, que le impide cantar. Además, su abuela odia la música por culpa del padre de Mitsuki, y como es ella quien está al cargo de la niña, la regaña cada vez que canta y le prohibe salir de casa más de lo estrictamente necesario.

Así es como Mitsuki ve frustrado su plan de presentarse a un casting de nuevas promesas musicales. Por suerte para ella, en ese momento aparecen de la nada dos personajes muy extraños: él tiene orejas de gato, y ella va de coneja. Los tipos se ponen a hablar de Mitsuki delante de sus narices, y les da un ataque cuando se dan cuenta de que ella les puede ver y oir. Se presentan como Takuto y Meroko, el Dúo Negi Ramen (en el original japonés; viene a significar algo como "fideos con sopa"), con lo que a Mitsuki le entra la risa porque se cree que son un dúo cómico.

Sin embargo, Takuto y Meroko son shinigami, dioses de la muerte (o ayudantes, en este caso), y le cuentan a Mitsuki que su misión es llevar su alma al más allá, aunque aún le queda un año de vida. Mitsuki ya era consciente de que podía morir, aunque afirma que no le tiene miedo a la muerte, sino a no poder cantar para cumplir su promesa al chico que le gustaba: Eichii.

Al ver su determinación, Takuto (con la oposición de Meroko) le propone un trato: le va a dar parte de su poder para que su cuerpo crezca y se convierta en una chica de 16 años, y así pueda convertirse en una idol y hacer llegar su canción a Eichii. Mitsuki acepta sin pensarlo, aun sabiendo que esto va a acortar el poco tiempo que le queda por vivir.

Gracias a la ayuda de los shinigami, Mitsuki se convierte en una idol y pronto llega a ser muy famosa, pero no sin varios obstáculos en el camino, enredos amorosos y el descubrimento de algunos secretos. Pero lo más duro de todo para ella será descubrir qué ha sido de Eichii durante estos últimos cuatro años...


OPINIÓN

No voy a negar que esta es la obra más "oscura" de Arina Tanemura que he leído hasta ahora, en el sentido que se trata mucho el tema de la muerte, aunque tampoco estamos ante un manga tan duro como Deep Love. Pero después de leer sus obras anteriores sí que notamos una evolución en la temática, así como en el dibujo.

Tanemura tiene un estilo narrativo un tanto peculiar, en mi opinión: en medio de una escena de tensión te mete algún personaje en SD o algún chiste que lo hace parecer todo un poco más light; o a veces hace giros argumentales que te rompen un poco los esquemas.

A pesar de ello, sabe mantener el estilo shoujo, con esos momentos románticos, triángulos, cuartetos, lo que haga falta, todo acompañado de unos ojos XXL, unas proporciones corporales un tanto exageradas y unos peinados imposibles pero que consiguen volar en el viento, siempre cargado de pétalos de flores. Y magia, muchos elementos mágicos. Y chicos guapos y buenos para todo.

Le encuentro un defecto a todas sus obras: el cliché de personaje con pasado oscuro está muy gastado, y en este manga no es uno, sino varios personajes, los que están cortados por este patrón. Estaba bien en Kamikaze Kaitou Jeanne, y en Full Moon wo Sagashite tiene su explicación, pero creo que hay otras formas de crear personajes.

Hay quien considera esta obra como la mejor de Arina Tanemura, y les doy la razón, aunque al principio me costó un poco empezarla, como también me pasó con Kamikaze Kaitou Jeanne, y no me enganchó tanto como esta última (supongo que son cosas de la edad...). Pero reconozco que disfruté leyéndola y sufrí en los momentos que tocaba sufrir. Creo que es una buena obra como puente entre obras más dulces sobre chicas con poderes y mangas más "maduros", y también lo es si te gusta el subgénero de shoujo fantástico.

El manga de Full Moon wo Sagashite se publicó en España de la mano de Glénat, que respetó la edición original japonesa de 7 tomos y el sentido de lectura oriental. También hay un anime, de 52 capítulos, cuya banda sonora tuvo bastante éxito por sus canciones pegadizas.

divendres, 9 de gener de 2009

Chobits


Las CLAMP han tocado todo tipo de géneros en sus obras: desde comedias más ligeras, como CLAMP Club de Detectives, pasando por las magical girls con Card Captor Sakura y Magic Knight Rayearth, hasta dramas intensos y oscuros, por ejemplo X/1999 0 RG Veda. Pero el denominador común de las historias de este cuarteto de artistas es el amor, y Chobits no es una excepción.


HISTORIA

En un futuro no muy lejano, la tecnología ha llegado a un punto evolutivo tan elevado que la humanidad se ha vuelto prácticamente dependiente de ella. En todas las casas hay por lo menos un ordenador, o más bien dicho un perso-com: un ordenador con forma humana.

Sin embargo, Hideki es la excepción que confirma la regla. Él es un chico de unos 19 años que ha llegado a la ciudad desde su pueblo para prepararse para la universidad, y vive solo en un apartamento pequeño. A pesar de querer tener un perso-com para él, Hideki tiene dos problemas: no tiene suficiente dinero para comprarse uno, y además no entiende nada de ordenadores.

La suerte de Hideki cambia una noche cuando, volviendo del trabajo, se encuentra un perso-com muy mono en la basura, y decide llevárselo a casa. Una vez allí lo intenta encender, sin éxito, hasta que, al cabo de cuatro horas, descubre que el botón de encendido está en un lugar un poco comprometido. Y así despierta la perso-com rubia y de mirada inocente que solo sabe decir "chii", adoptando de ahí su nombre.

Con la ayuda de su amigo Shinbo y de Minoru, un niño superdotado y genio de los ordenadores, llegan a la conclusión de que Chii no tiene un sistema operativo instalado, con lo cual, si fuera un perso-com normal no podría funcionar. ¿Podría ser Chii un "Chobit"? Según la leyenda urbana, los "Chobits" son perso-coms que pueden funcionar sin sistema operativo.

Mientras no lo descubran, Hideki se encarga de enseñar a Chii a comportarse como una persona, porque no se puede permitir comprar un sistema operativo, y parece que no hay ninguno compatible. Así pues, Chii aprende a hablar, a vestirse, a leer... Hasta el punto que, al ver todos los esfuerzos que hace Hideki por ella, decide compensarlo llevando un sueldo más a casa, y por este motivo se pone a trabajar.

A pesar de las muchas situaciones cómicas que provocan las actitudes de Hideki y Chii, también hay un espacio para el drama en este manga. Conoceremos a varios personajes secundarios, que tienen algún tipo de relación no del todo feliz con los ordenadores. Por un lado están las mujeres que despiertan las hormonas de Hideki: Yumi, su compañera del trabajo en la taberna; la profesora de la academia; la señorita Hibiki, la casera de Hideki... Y los ya mencionados Shinbo y Minoru, y el señor Ueki, jefe de Chii cuando esta trabaja en su pastelería.

Poco a poco, Chii irá tomando consciencia de sus sentimientos hacia Hideki, sobre todo gracias a la lectura de unos cuentos ilustrados que hablan de encontrar "ese alguien" que es para ella, pero, como es habitual en las CLAMP, hasta el final de toda la historia no conseguimos entender exactamente el significado oculto tras estas palabras.


OPINIÓN

Chobits empieza siendo un manga con muchos toques ecchi (eróticos y picantes, sin llegar a ser explícitos como el hentai), empezando ya desde el primer capítulo con la situación del botón de encendido de Chii o cuando la dulce perso-com acaba trabajando en un peep-show. Gradualmente adquiere un tono un poco más dramático, especialmente desde que Chii lee los cuentos.

No estamos hablando de un tipo de drama como el de RG Veda o Tokyo Babylon, más oscuro y relacionado con muertes y estas cosas; el drama de Chobits es más psicológico, e invita a reflexionar sobre las relaciones humanas y la creciente dependencia de la tecnología informática de la humanidad.

Esta obra tiene momentos muy tiernos, y llegas a olvidar que Chii es un ordenador por su actitud de niño pequeño e inocente que descubre el mundo poco a poco. Quizá la parte de los cuentos sea demasiado filosófica y puede cansar, porque no es hasta el final de todo que cobra sentido.

El arte de este manga viene de la mano de Mokona Apapa, aunque se nota la evolución hacia un dibujo un poco más simple, más shonen, por decirlo de alguna manera, respecto a sus obras más antiguas. Casi no hay tramas, juegan mucho con el blanco y negro como únicos colores, sin matices de gris. Las portadas y portadillas también son un poco más simples que a las que estábamos acostumbrados, usando tonos pasteles y planos, como podéis ver en la imagen de arriba, aunque en algunas imágenes especiales (portadas e imágenes para regalos de la revista o para el artbook) vuelven a su estilo habitual, con más colores, etc.

Personalmente, a nivel de historia no es de los mangas que más me han gustado de CLAMP, porque me va más el drama oscuro, pero reconozco que disfruté mucho leyendo Chobits. La historia es dulce y tierna, y acabas enamorándote de Chii y de su inocencia. Además, el dibujo es muy sencillo y no se hace para nada cargado; al contrario, va muy acorde con la personalidad de la protagonista.

Además de la historia principal, la relación de Chii y Hideki, los secundarios también tienen su importancia: no son simples personajes de relleno, y llegamos a conocer sus historias, aunque sin muchos detalles.

Chobits se le criticó en su momento que todos los ordenadores tuvieran forma de chica y que en ningún momento aparezcan perso-coms masculinos, aunque se los mencione. Supongo que, siendo un manga más enfocado a un público masculino por sus escenas ecchi, es más o menos normal, aunque sí que se echan de menos un par de tíos wenos de esos que han dibujado siempre las CLAMP.

Creo que Chobits es una lectura casi oblidaga por ser un manga de las CLAMP, aunque insisito que no me parece uno de los mejores. No llega al nivel de obra maestra, pero es una lectura entretenida, fácil y que mantiene el estilo narrativo de las CLAMP intacto hasta la última viñeta, atando todos los cabos sueltos, que no parecían estar relacionados en un principio. Además, tiene a su favor el arte fresco y el estilo novedoso, más shonen, que adoptaron las autoras después de la ya clásica Card Captor Sakura.

En España, el manga lo publicó Norma, respetando la edición japonesa de 8 tomos con sentido de lectura oriental (de derecha a izquierda). El precio es de 8€. También está disponible en español el anime, de la mano de Jonu Media.

dilluns, 5 de gener de 2009

Crepúsculo - la pinícula

A veure... Citaré textualment:


Llega a nuestro país el fenómeno de literatura fantástica que ha conmocionado el panorama de la literatura juvenil internacional y que seducirá a los lectores ávidos de una historia de amor apasionante, llena de sensualidad, aventura e intriga, con la que sentirse identificados y a la vez transportados a un mundo diferente.

Cuando Isabella Swan se muda a Forks, una pequeña localidad del estado de Washington en la que nunca deja de llover, piensa que es lo más aburrido que le podía haber ocurrido en la vida.
Pero su vida da un giro excitante y aterrador una vez que se encuentra con el misterioso y seductor Edward Cullen. Hasta ese momento, Edward se las ha arreglado para mantener en secreto su identidad vampírica, pero ahora nadie se encuentra a salvo, y sobre todo Isabella, la persona a quien más quiere Edward...


[de la contraportada de l'edició espanyola de Twilight, traduida com a Crepúsulo]

No he llegit el llibre, i després de veure la pel·lícula tampoc en tinc gaires ganes.

No en sóc una fan incondicional, però el Harry Potter i companyia m'entretenen prou com per deixar volar la meva imaginació una estoneta. Crepúsculo no ho aconsegueix.

Havia sentit de tot, sobre aquesta saga vampírica: des que era fantàstica i meravellosa, una lectura obligada per a tots aquells qui gaudeixen de la fantasia i aquestes coses, passant per una tempesta de crítiques a les cursileries diverses, fins arribar a la meva preferida: que adoctrinava en la filosofia mormona o, si més no, la reflectia.

Sigui com sigui, a mi no m'ha agradat. Insisteixo que només he vist la pel·lícula, sobre la qual em vaig quedar amb la idea que "és de les poques que millora el llibre". Doncs si que anem bé...

Com que és un èxit de taquilla i no vull generar més spoilers dels que són estrictament necessaris, em centraré en:

1) Ella:

Isabella Swan, però digue'm Bella, encara que de bella en tinc més aviat poc. Broma fàcil, és veritat, però realment la noia no té cap atractiu (fins i tot el meu germà adolescent, en plena efervescència hormonal, va reconèixer que "és feíiiiiiiiisima!", paraules textuals). Doncs bé, com si fos la vulgar heroïna d'una comèdia estudiantil manga, tot i que la Bella no té cap encant físic i és pràcticament autista, tots els personatges masculins de la seva franja d'edat (17 anys) del seu grupet volen captar la seva atracció. Per ara ho atribuirem al fet que és un poblet de mala mort al nord-oest d'Estats Units, amb una població de 2130 habitants (crec que era aquesta xifra), i, és clar, una alumna nova, per lletja que sigui, sempre és una alternativa novedosa als plats típics de sempre.

Aquesta mena d'hormona fatal que desprèn la Bella també s'escampa al sector femení, i de cop i volta té dues súper amigues de l'ànima o-sea-tía-que-fuerte (like-oh-my-gosh, seria en la versió original anglesa). Però és gràcies a l'Edward Cullen que descobrim que no és una hormona: és l'olor de la seva sang.

2) Ell:

Edward Cullen, fill adoptiu, juntament amb quatre més, del metge del poble. [llegiu el següent com una nena pija-tonta, si us plau] És fantàstic i meravellós, sap fer de tot, és un estudiant exemplar, és bo en els esports, és fort, és moooolt guapo i atractiu, i a més és súper protector amb la Bella, de qui està enamorat perdudament perquè és l'amor de la seva vida. [podeu tornar al to de veu normal, gràcies]. Hi ha algun lector de shoujo manga entre els meus lectors habituals? Per si de cas, aquesta descripció correspon a la de qualsevol protagonista masculí de qualsevol manga per a noies adolescents, de la mateixa manera que la de la Bella correspon a la protagonista femenina.

3) Vampirs:

L'Edward només té un petit inconvenient, encara que la Bella no ho veu així: l'Edward, igual que els seus aparentment germans i altres parents, és un vampir. I aquí ve la part delicada: l'imaginari popular ens diu que els vampirs són criatures nocturnes que s'alimenten de sang humana, viuen en la foscor, dormen en taüts durant el dia, i que no poden sortir a la llum del sol perquè els destrueix. Però l'Edward i la seva parentela diversa es barreja amb els humans i, el millor de tot, passen completament desapercebuts! Ni tan sols tenen els ullals afilats, i es passegen per Forks, estat de Washington, de dia i de nit, i en cap moment mostren cap signe de dolor o de proximitat a la mort. Res.

Per què poden sobreviure a la llum del dia? Si el llibre ho explica, els guionistes del film s'ho van saltar a la torera. Això sí, ens queda molt clar que els dies de sol (per oposició als dies que està núvol -per si de cas-) no es poden exposar a la llum del nostre astre, perquè llavors la pell se'ls posa a brillar com si fossin el revers d'un CD. Bé, no exactament així, però la qüestió és que la pell els delataria com a no-humans. Per cert, ara que toquem aquest tema, aprofito per queixar-me de l'abús de maquillatge blanc que han sofert els personatges vampírics: amb aquestes quantitats també es podria intuir que molt normals no són.

4) Vegetarians:

L'altre aspecte delicat d'aquests vampirs és que s'autodenominen "vegetarians". Això no vol dir que tinguin un hortet i es dediquin a collir pastanagues i enciams, sinó que renuncien a beure sang humana i la substitueixen per sang animal. En paraules gairebé textuals del savi Edward Cullen, és com quan els humans mengen tofu, que omple però no del tot.

Però no tots els vampirs són així, per descomptat: aquesta família només és l'excepció. Per Forks ronda un grup de tres vampirs que diuen que això de ser vegetarià és una parida: ells volen carn (són dels meus!). Doncs au, ja la tenim liada: l'Edward, que és vegetarià, s'ha de controlar per no caure en la temptació de la carn que li representa la Bella, i a la vegada l'ha de protegir del James i la... no me'n recordo, que han decidit que la Bella ha d'entrar al seu llibre de receptes (havent-hi 2130 habitants més per matar a Forks...).

5) La parelleta:

Creieu en allò de la predestinació astral i aquestes coses? L'autora, aparentment, sí, tot i que els inicis per als nous Romeu i Julieta (*tos-ironia-tos*) no semblen precisament favorables: només de veure-la, l'Edward li posa cara de fàstic a la Bella, però al cap d'uns dies ell se li acosta i li comença a dir tot tipus d'obscenitats... Vull dir, que l'adverteix que no haurien de relacionar-se, però que ho desitja moltíssim. Allà on és la Bella hi ha l'Edward. Ella el somia, sent la seva presència a la nit, s'imagina coses...

Doncs bé, deia això dels amors predestinats perquè resulta que l'Edward se sent tan atret per la Bella a causa de l'olor tan forta de la seva sang. Curiosa manera de declarar-se. Ah, i a més es veu que l'ha estat esperant des de 1918, quan es va convertir en vampir. La Bella, per la seva banda, ni tan sols s'immuta davant del fet que el seu, ara ja sí, xicot i tota la seva família siguin vampirs: què diran a l'escola? M'acceptarà la teva família?

Doncs sí, l'accepten i amb tota la tranquil·litat del món, escolti... Menys la Rosalie, que és l'única que té una mica de sentit comú i els adverteix que la Bella, sent una humana, els pot posar en perill a tots. És clar, la carn és dèbil i potser una Bella a la barbacoa...

El final és força previsible, però com a tota bona saga, queden caps per lligar. A Crepúsculo la segueixen tres novel·les més, i suposo que, veient l'èxit que ha tingut l'adaptació cinematogràfica, també hi haurà tres pel·lícules més.

Opinió personal: potser amb 14 o 15 anys hauria opinat com el meu germà, que és una pel·lícula que està bé. És entretinguda, sí. Reconec que vaig anar al cine amb ganes de veure-la, perquè n'havia sentit tant a parlar que em quedava sense tema de conversa, si no la veia! Però, malgrat tot el que havia arribat a llegir en fòrums i en blogs, em va decebre molt. En cap moment em sembla que la parella Bella-Edward desprengui passió. Al contrari: reitero que té més passió una pedra que ells dos.

De fet, sóc dels que pensen que el/la responsable de càsting hauria de dimitir. No van trobar una parella d'actors més inexpressius? Cal que la noia que fa de Bella posi cara de restreta tota l'estona? És necessari que en Cédric Diggory de la casa Hufflepuff, de Harry Potter i el Calze de Foc, vull dir, l'Edward Cullen, surti a totes les escenes amb pinta de tenir una indigestió? A més, no se suposa que l'Edward és atractiu? No em molestaré a parlar dels secundaris, perquè tenen papers poc destacats, la veritat. Sí que m'agradaria saber, però, quina mena d'estupefaent subministraven a tot el repartiment abans del rodatge.

En definitiva: per passar l'estona i fugir de les comèdies romàntiques típiques de Nadal, ja està bé, però com a pel·lícula de fantasia és molt fluixa. I si buscàveu una bona història d'amor, tireu cap a les comèdies romàntiques un altre cop: en aquest camp, Hugh Grant i Meg Ryan no us decebran mai.

Twitter Goodreads